Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 20 Febrero 2018 | 

19

51

58

Secciones

Martes 20 Febrero 2018 | 

19

51

58

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

¿Supertazón o Super Bowl?

Cecilia Ester Castañeda/
Escritora | Jueves 08 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

¿Por qué ya casi nadie dice Supertazón?, preguntaba un amigo en Facebook después de ver a las Águilas derrotar a los Patriotas. Perspicaz observación que hoy en día se aplica, creo, a numerosos ámbitos lingüísticos fuera de los deportes. O si no, ¿por qué el Ratón Miguelito ahora es Mickey Mouse, la Casa de Música cambió su nombre a Sounds, los homosexuales se han convertido en gays, los directores generales en CEOs, las campanitas en kisses y en vez de ir de compras se va de shopping?

En una era de globalización en la cual predomina la cultura estadounidense resulta lógico que también se exporten palabras en inglés. De hecho, los idiomas siempre se han nutrido del contacto entre los pueblos —“restaurante” viene del francés, “ojalá” es árabe y “chocolate” tiene origen náhuatl.

Tradicionalmente se trata de un fenómeno muy marcado en las regiones fronterizas. Sin embargo, la comunicación en tiempo real así como el acelerado ritmo de transculturización actuales lo han intensificado y extendido prácticamente por el mundo entero.

Los novedosos productos de la tecnología han dado pie a toda una generación de vocablos extranjeros, obviamente —como software, smartphone, e-mail—. Al menos en Ciudad Juárez, la influencia se siente asimismo en los nombres de personas, de empresas y hasta de eventos. Esto último, creo, en parte se debe la presencia más palpable de compañías trasnacionales a raíz del TLC, a los modelos de éxito difundidos públicamente y a una cierta desilusión con el rumbo de nuestro país. La modernidad se piensa en inglés.

Pero el gran número de anglicismos recientes también tienen que ver con los medios masivos. Siempre ha habido, por ejemplo, publicaciones con gran número de términos en inglés como cuestión de estilo editorial. A eso desde hace varias décadas se suma la difusión internacional de producciones hollywoodenses y a la falta de innovación y alcance en las realizadas en países hispanoparlantes. Vemos, pareciera, más copias de programas extranjeros que nacionales

En general, en los medios de cualquier origen además resultan muy comunes los errores de traducción del inglés al español. La mayoría, curiosamente, se debe a desconocer los términos en español del tema abordado o a quedarse pensando en inglés. Porque no basta ser bilingüe para traducir. Cuando se olvida lo anterior las consecuencias a veces son casi “insoltin an onaceptabol”, por parafrasear a Ricardo Anaya, pues se termina, desperdiciando —transgrediendo incluso—, un idioma con tantos recursos como el nuestro por ignorancia o simplemente pereza. Entonces se corre el riesgo de ir perdiendo algo primordial para nuestra identidad.

Claro que todas las lenguas se han modificado a lo largo de la historia y siguen evolucionando. ¿Pero acaso en México o en España no existen fresas? ¿Por qué estamos usando “berries” para referirnos a las “bayas”? Peor aún, ahora solemos recurrir a eufemismos en inglés como “bubis” con el propósito de no mencionar las partes del cuerpo femenino.

En ocasiones la adopción de anglicismos sólo es por cuestiones prácticas. Debido a que en español se emplean más conjunciones o palabras largas, a veces se facilita usar el término en inglés. Simplemente es más rápido escribir “fracking” que “fracturación hidráulica”, decir “picky” en vez de “quisquilloso”.

Hace varios años, en los periódicos locales se usaba “robo vehicular a mano armada”, no “carjacking”, mientras que el “bullying” era “acoso” u “hostigamiento”. Pero terminó ganando el menor número de caracteres pensado en los encabezados y la uniformidad con los medios paseños.

En cuanto a la final del futbol americano, Joel, cuando yo era traductora de deportes al principio la consigna era usar Super Tazón para El Diario de Juárez y Superbowl para El Diario de El Paso. Pero a veces la misma nota se publicaba en ambas ediciones, siendo frecuente que los editores de una ciudad tomaran la versión escrita pensando en la otra. Al final se decidió que los traductores utilizáramos siempre Super Bowl para evitar confusiones. Así, con la práctica y el ejemplo, contribuimos a establecer la nueva regla.

Es la forma en la cual evolucionan los idiomas: por una diversidad de razones que se conjugan y pueden ser tan absurdas como las “fake news”. 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: