Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 22 Febrero 2018 | 

3

53

44

Secciones

Jueves 22 Febrero 2018 | 

3

53

44

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

"Violento y capitalista"

Pascal Beltrán del Río/
Analista | Miércoles 07 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

El domingo por la tarde, mientras millones de mexicanos seguían por las pantallas de televisión lo que ocurría en el emocionante Súper Tazón LII, John Ackerman, uno de los principales panegiristas del puntero de la carrera presidencial, Andrés Manuel López Obrador, pensó que era buena idea descalificarlos con un mensaje cargado de paternalismo e ideología.

“De niño —escribió Ackerman en su cuenta de Twitter—, como buen adolescente gringo, me juntaba con los amigos para ver el #SuperBowl.

“Hoy, como hombre mexicano, me da tristeza ver a tantos compatriotas irse con (la) finta de un deporte tan violento y capitalista.

“En este momento, la única victoria que me importa es la de #AMLO2018”.

El comentario carecería de importancia de no ser por la cercanía que López Obrador ha otorgado a este personaje, que se nota, entre otros hechos, por haber designado a su esposa, Irma Sandoval, como integrante de su eventual gabinete.

El que un político que busca por tercera vez llegar a la Presidencia de la República tenga de encomiasta a alguien que ofende a millones por su gusto por el futbol americano se antoja un error que el candidato no debiera dejar pasar.

El comentario denota varias cosas. Entre ellas, un sentimiento de superioridad moral de alguien que pretende decirle a los mexicanos lo que debe interesarles, muy al estilo de un politburó comunista que dicta lo que es culturalmente aceptable.

¿De qué se trata, de que un eventual gobierno a cargo de López Obrador desate una revolución cultural para determinar lo que pueden ver en televisión los mexicanos? A eso suena su tuit, por muy absurdo que pudiese ser una pretensión en ese sentido.

Quien dijo semejante insensatez es fiel reflejo de muchos seguidores de López Obrador, que no tienen oídos para otra cosa que no sean las palabras de su líder, y que en las redes sociales la emprenden con insultos (jamás con argumentos) contra cualquiera que no comparte su visión.

¿Esa es la forma en que se buscará unir al país en caso de que gane López Obrador las elecciones?

En un caso o en otro, en la victoria o en la derrota, el tabasqueño tendrá que contener las ansias de descalificar a los demás e imponer un único punto de vista que caracterizan a muchos de sus seguidores. Más vale comenzar a hacerlo desde ahora.

México es un país plural. Y, sí, hay millones de mexicanos que gustan del futbol americano. Quizá Ackerman lo desconozca, pero ese deporte llegó a México hace más de un siglo. Y si bien llegó de Estados Unidos —igual que el beisbol, del que es gran aficionado López Obrador—, el futbol americano se ha acoplado perfectamente en la cultura mexicana. ¿Quién de niño no jugó alguna vez tochito en la calle?

Más allá de que aparentemente comenzó a practicarse a finales del siglo XIX en Xalapa, el futbol americano forma parte importante de la historia de nuestra Universidad Nacional, comunidad a la que Ackerman dice pertenecer, aunque probablemente no sepa siquiera quién fue el Tapatío Méndez.

Él está en todo su derecho de no hacer otra cosa durante el día que recitar los mantras de su candidato, pero si aspira a que ese movimiento represente a las mayorías, debiera abstenerse de decir que los mexicanos “se van con la finta de un deporte tan violento y capitalista”. Por simple estadística, debe haber entusiastas de la NFL entre los militantes de Morena.

Y, en serio, ¿“capitalista”? ¿Hay unos deportes capitalistas y otros socialistas? ¿En qué doctorado se enseña semejante cosa?

Tomemos el ejemplo del futbol, un deporte cuya versión actual se desarrolló en medio de la Revolución Industrial en el Reino Unido. Uno de sus primeros equipos representativos fue el de la Asociación de Ingenieros del ejército británico, cuyo comandante, el coronel Thomas Tupper Carter (1838-1900), participó en la guerra contra los pastunes de Afganistán.

¿Y el beisbol no es capitalista? ¿No se va también “con la finta” quien asiste a un partido de Grandes Ligas en Estados Unidos y logra con sus contactos que lo reciban en vestidores?

Le recomiendo a Ackerman que vea la película Invictus, en la que se relata la relación del presidente sudafricano Nelson Mandela con el rugby, un deporte que los radicales de su movimiento despreciaban por ser del gusto de la minoría afrikaaner. Más inteligente que ellos, Mandela usó el rugby para unir al país.

¿Qué hará López Obrador en esta campaña presidencial y, especialmente, en caso de ganar las elecciones? ¿Escuchará sólo a los radicales como Ackerman o extenderá la mano a quienes no piensan como él para tratar de unir a los mexicanos?


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: