Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 20 Febrero 2018 | 

19

56

48

Secciones

Martes 20 Febrero 2018 | 

19

56

48

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Nuestro propio ruido de las cosas al caer

Jesús Antonio Camarillo/
Académico | Sábado 03 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Cuando leí “El Ruido de las Cosas al Caer”, estupenda novela con la que el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez obtuvo el prestigiado premio Alfaguara en el 2011, dimensioné de nueva cuenta el peso que la memoria tiene en la creación literaria.

En la trama, el personaje principal, Antonio Yammara, está construido, en parte, con elementos tomados de la vida misma del autor, estudiante de derecho que tras decepcionarse de sus aburridas clases, se entregó a su verdadera pasión, como lo es la creación literaria.

Sólo que el personaje, profesor de la facultad de derecho, es marcado de manera trágica por encontrarse en el lugar y tiempo equivocados. Así, la novela queda impregnada por lo que todo colombiano, en la lucha del Estado contra Pablo Escobar, temía que se hiciera realidad en su propia persona: llevar en el más cercano entorno e inclusive, en el propio cuerpo, las secuelas de la guerra contra el narcotráfico. Huellas que quedarán para siempre.

“El Ruido de las Cosas al Caer” recuerda, a través de la historia de Yammara la zozobra de miles de colombianos que, sin deberla, no sabían si al ir al trabajo o a la escuela regresarían a sus casas. El personaje y el mismo autor forman parte pues, de una generación colombiana que  se hizo adulta en el seno de la violencia generada por el enfrentamiento del gobierno contra los cárteles. Y en el que la sociedad civil paso a convertirse en un flanco a disposición de las fuerzas en pugna.

Cuando uno lee obras como “El Ruido de las Cosas al Caer” quisiera tomar distancia. Ese trecho que se suele armar cuando se leen cosas concernientes a lo que reprochamos, pero que sentimos como ajenas, por el paso del tiempo o por la lejanía territorial o cultural de los sucesos. No es el caso de la narrativa de Vásquez. La sentimos como muy propia. Pero ese sentimiento generado por narrativas como la suya es reciente.

Cuando yo leía, siendo un adolescente, en la página internacional de El Diario, casi en tiempo real, las notas y los reportajes sobre el avión que Pablo Escobar mandó que estallara en el aire porque pensaba que allí iba el entonces presidente colombiano César Gaviria, o cuando revisaba las notas sobre las explosiones y la irrupción de la modalidad del sicario montado en la motocicleta, percibía la gravedad de lo que le pasaba a un país hermano, pero aun así la percepción misma estaba condicionada por una extraña lejanía.

Hoy que leo la novela de Juan Gabriel Vásquez, mi acercamiento a una trama que encuentra su origen en esos contextos es otro. Pienso en el coche bomba que mató al médico José Guillermo Ortiz Collazo en una de las más importantes avenidas de Ciudad Juárez; me vienen a la mente las decenas de abogados y activistas sociales que han muerto en el estado de Chihuahua y cuyos casos siguen impunes; pienso en los amigos, vecinos, colegas, alumnos, cuyos rostros se me quedaron guardados en la memoria y que los distintos órganos de gobierno tanto federales como estatales han convertido en nimia estadística.

Pienso, por supuesto, en los jóvenes de Villas de Sálvarcar. En la novela, “El Ruido de las Cosas al Caer” es todo el estruendo ocasionado al venirse abajo un avión, pero yo pienso en nuestros propios ruidos. Imagino, como eructado de la peor de las pesadillas, el ensordecedor ruido de las armas utilizadas en la muerte de cada juarense que cayó en la  estúpida guerra contra el narcotráfico. Ese es, lamentablemente, nuestro propio ruido de las cosas al caer. 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: