De política y cosas peores | Cargada de desertores con AMLO | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 21 Mayo 2018 | 

9

15

29

Secciones

Lunes 21 Mayo 2018 | 

9

15

29

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


De política y cosas peores | Cargada de desertores con AMLO

Armando Fuentes/
Escritor | Sábado 03 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Libidio, lascivo galán, llevó a su novia al romántico y solitario paraje llamado El Ensalivadero. Sobre el césped tendió una cobija que para el efecto llevaba preparada y sobre ella tendió a Flordelisia, que así se llamaba la muchacha. Procedió luego a realizar con ella el consabido trance natural. En eso estaban cuando la chica exclamó emocionada: "¿Verdad que es muy hermoso el cielo constelado?". Entre acezos respondió Libidio: "No estoy en posición de opinar". Doña Jodoncia y su abnegado esposo fueron a una cena. El anfitrión le dijo con asombro a don Martiriano: "¡Qué alta es su señora! Calculo que mide más de 2 metros de estatura". Replicó mansamente don Martiriano: "Cuando se quita la faja mide 1.60". Hamponito, el hijo del narco de la esquina, asistió a a la fiesta de cumpleaños de uno de sus amiguitos. El cumpleañero sopló sobre las siete velitas de su pastel y las apagó todas. Los asistentes aplaudieron, pero Hamponito se lanzó sobre el niño y le dio un puñetazo. La mamá del pequeño le preguntó azorada: "¿Por qué le pegaste?". Respondió Hamponito con ominoso acento: "Por soplón". Un tipo denunció penalmente a otro por el delito de lesiones. Le dijo al juez que golpeándolo con una pala el acusado lo había dejado sin cara en qué persignarse. El abogado del denunciante adujo ante el juzgador: "Y cuando este individuo atacó a mi cliente él estaba inerme, sin nada con qué defenderse". Se volvió contra el golpeado y le indicó: "Dígale a su señoría qué tenía usted en las manos cuando el acusado lo atacó. ¿Verdad que no tenía nada?". "Bueno -acotó el hombre-. Tenía en las manos las pompas de la mujer del acusado, pero ni modo de defenderme con ellas". Grosera, por no decir grotesca, se está volviendo la cargada de quienes desertan de los partidos a los que alguna vez juraron fidelidad eterna para sumarse a López Obrador. AMLO, ya se sabe, admite en sus filas a gente de toda laya y jaez, lo mismo a la del PT, negocio de familia en el cual confluyen todos los desprestigios, que a los feligreses del PES, angélicos evangélicos que aletean en torno de lo más retardatario y conservador del pensamiento (es un decir). Entre los adherentes de Morena figuran igual los barbáricos vándalos de la CNTE que la sumisa grey del SNTE de la Maestra (es otro decir).Y es que el tufo de la victoria -en este caso tufo a dinero y a poder- es irresistible para muchos, que no dudan en dejar todo recato si eso les ayuda a seguir en el candelero, sinónimo en este caso de la nómina. Sucio fregado es la política, decía mi ilustrísimo paisano Valle-Arizpe. Pero el espectáculo que dan algunos que en la política andan es verdaderamente emético. No pongo el significado de ese término de Medicina, "emético", porque quizás alguno de mis cuatro lectores está desayunando. A aquella chica que trabajaba en una fábrica y era de cuerpo complaciente le decían "La pies planos". Pisaba con toda la planta. En el lecho conyugal don Chinguetas se acercó amorosamente a su esposa doña Macalota. Era evidente que aquel acercamiento tenía intención erótica. Al sentir la proximidad de su marido la señora hizo una extraña declaración que ciertamente sacó de onda a don Chinguetas. Manifestó de buenas a primeras: "La amnesia es contagiosa". "¿Cómo dijiste?" -se desconcertó el señor. Repitió ella: "Dije que la amnesia es contagiosa". Don Chinguetas habría esperado que su mujer le dijera lo de costumbre: "Esta noche no. Me duele la cabeza", pero no aquello de "La amnesia es contagiosa". Le preguntó: "¿Por qué dices eso?". Contestó doña Macalota: "A ti se te olvidó que ayer fue mi cumpleaños, y ahora a mí se me acaba de olvidar cómo descruzar las piernas". FIN.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: