Esa eterna 'novela criminal' | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 15 Agosto 2018 | 

3

25

02

Secciones

Miércoles 15 Agosto 2018 | 

3

25

02

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Esa eterna 'novela criminal'

Yuriria Sierra/
Analista | Sábado 03 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– ¿Cuántas veces ha escuchado que una causa penal se cayó por faltas al debido proceso? Si sucede en casos altamente mediáticos, con más razón en los que quedan en el anonimato.

Con la observación de que también esto es usado a favor de la autoridad para “cerrar” casos a como dé lugar. El debido proceso parece ser un ente que, aunque tendría que ser parte esencial de la construcción del sistema de justicia de nuestro país es, en realidad, la primera parada de un camino plagado de errores. Es un mal que sigue ocurriendo.

Esto, a pesar de que en 2011 un proyecto del ministro Arturo Zaldívar expuso, con todas sus letras, la importancia y necesidad del rigor que debe tenerse en cualquier proceso judicial. Lo hizo a través de su brillante proyecto sobre el caso de Florence Cassez. Cuando la SCJN ordenó su inmediata libertad, algunas voces lo confundieron con una sentencia de inocencia.

No fue así. Cassez salió de prisión porque, la revisión de la Corte encontró fallas en la observación del debido proceso que la llevó a la cárcel, las tres violaciones a derechos humanos: retraso en asistencia consular (ella es ciudadana francesa), mandato de puesta a disposición sin demora y el principio de presunción de inocencia. De no haber existido estos errores, posiblemente ella seguiría hoy en prisión.

Hoy vive en Francia y su nombre nos recuerda que el camino para encontrar justicia en este país está lleno de baches puestos por la misma autoridad. Ella fue reconocida por las víctimas de secuestro. Pero está libre porque nuestro sistema de justicia falló.

Este caso se volvió precedente. El proyecto del ministro Zaldívar ayudó a que todos, tanto autoridades, como medios de comunicación, entendiéramos y atendiéramos mejor el debido proceso. Ellos en lo suyo, nosotros en lo que nos toca. La manera en que se arma un expediente.

La forma en que hablamos de él. Cuidar la presunción de inocencia. No dar por hecho nada hasta no contar con la evidencia. El caso de Axel Arenas es el más inmediato en donde vimos una investigación mal sustentada. Los medios hemos aprendido más que las autoridades, al parecer.

Del caso Florence Cassez salió Una novela criminal, una ficción muy documentada que le hizo ganar a Jorge Volpi el Premio Alfaguara 2018. Se publica el próximo mes. “La novela sirve para muchas cosas. Una de ellas, para evadirse de la realidad. Pero también, cuando ésta se muestra esquiva, caótica o llena de fugas, para ordenarla...”, escribían ayer en El País.

Esta novela, intuyo, será, justamente, ese espejo que nos ponga a todos los mexicanos frente a un espejo en el que, no necesariamente, nos hemos querido mirar. Un nuevo laberinto quizá; no el de la soledad, sí el de la ilegalidad. Presumo, ex-ante, que servirá justo para entender nuestras fallas y nuestras omisiones en ése y en otros tantos terrenos. Finalmente, la literatura es vehículo para entender y entendernos en nuestro entorno. Escritores e intelectuales desmenuzan a través de su trabajo, lo que a veces resulta casi impenetrable. Por ello, figuras como Octavio Paz, Carlos Monsiváis y Carlos Fuentes, se convirtieron en referencia obligada del debate público. Sus opiniones ácidas, certeras, incómodas, contenían la fuerza suficiente para incidir en la vida política y social. Aún la tienen. Por ello sus nombres son parte relevantísima de la historia del México del Siglo XX.

Jorge Volpi corresponde —posiblemente ya encabeza— a una nueva generación de esas necesarias voces que se convierten en pinza, en gasolina y flama, pero también motor, faro de luz, barco salvavidas. El intelectual público. Una región que parecía casi desierta en los últimos años. Con él, Juan Villoro, Elena Poniatowska y Jorge Castañeda. Por eso, además de por el —asumo— merecidísimo premio, un trabajo como Una novela criminal se antoja desde ahora como obligado. La realidad del país exige más que discursos políticos para entenderla, para cambiarla. La literatura, con sus inagotables posibilidades, es una de las vías más poderosas.

“Había muchas historias que necesitaban ser contadas con mayor amplitud. Tratar de comprender mucho mejor a los distintos protagonistas de la historia (...) Es una tradición que el escritor se preocupe de asuntos públicos...”, me dijo ayer Jorge Volpi en entrevista en Imagen Televisión. El trabajo de Volpi nos recuerda lo importante de la literatura como pieza de un rompecabezas que, muchas veces, supera al mismísimo imaginario.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: