Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 24 Febrero 2018 | 

3

24

44

Secciones

Sábado 24 Febrero 2018 | 

3

24

44

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores | Todo indica que nunca volveré a EUA

Armando Fuentes/
Escritor | Viernes 02 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Don Poseidón le preguntó, severo, al pretendiente de su hija: "¿Está usted seguro, joven, de que puede hacer feliz a Dulciflor?". "¡Uh! -exclamó con suficiencia el galancete-. ¡La hubiera visto anoche!". Un juez local conoció el caso de cierto ciudadano que se quejó de haber sido insultado en una farmacia. Explicó el farmacéutico: "El señor me preguntó qué debía hacer con el supositorio que le recetó el médico. Yo lo único que hice fue decírselo". El padre Asilio le reclamó a don Poseidón: "Siempre te duermes en mis sermones". El vejancón se defendió: "Padre: ¿usted cree que me dormiría si no tuviera absoluta confianza en lo que va a decir?". Todo indica que ya nunca volveré a la librería Barnes & Noble, de McAllen, Texas, a buscar ahí un buen libro. Todo me hace pensar que ya jamás disfrutaré mi desayuno -un par de huevos fritos con salchichas, tocino y hash browns; más tres hot cakes con mantequilla y miel de maple, con un jugo de naranja y una taza de café- en el Denny´s de la Isla del Padre. Todo me dice que ya nunca jamás compraré alguna linda cháchara en la pulguita que se pone los domingos en la pequeña plaza frente a la biblioteca de Port Isabel. Y es que después de su exitoso discurso ante el Congreso todo muestra que hay Donald Trump pa' rato, y yo juré no pisar suelo norteamericano mientras ese mal hombre sea Presidente de los Estados Unidos. En verdad no me pesa mucho la promesa. Es cierto: no puedo ya dar conferencias en "el otro lado", y mi bolsillo, que no sabe de juramentos quijotescos, resiente eso. Cierto es: ya no regresaré a los sitios que amo en Boston, Chicago y Nueva York. Pero en lugar de Barnes & Noble sigo teniendo a Gandhi y a mis entrañables librerías de viejo en Saltillo, la CDMX,, Guadalajara y Monterrey. En vez de mi copioso almuerzo en Denny's desayunaré aún más sabrosamente un menudo riquísimo en el Viena, antiguo y tradicional café de mi ciudad, o unos tacos espléndidos de Los Pioneros, capaces de hacer que un monje cartujo caiga en pecado de gula. Y para sustituir a la pulga de Mac Allen tengo a la Lagunilla y a mis amigos anticuarios de aquí, allá y acullá, que me avisan cuando tienen algo que piensan que me gustará. No pierdo mucho entonces, cuando me pierdo de ir al país vecino. Tengo el resto del mundo para mí. Y tengo -mejor aún- mi vieja casa en el Potrero de Ábrego, esa anticipación del paraíso. Siga, pues, Trump con sus bravatas, mentiras y amenazas. Los únicos que saldrán perdiendo serán sus conciudadanos. Ah, y también el mundo. Doña Macalota estaba hablando acerca de don Chinguetas, su marido. Dijo: "Cuando nos casamos tenía cuello de atleta; bíceps de atleta; torso de atleta. Ahora lo único que le queda de atleta es el pie". Un conocido político viajaba en jet y entabló conversación con su vecino de asiento. Éste, que lo conocía de oídas, le dijo: "Según los periódicos es usted muy indeciso. ¿Es cierto?". En eso llegó la azafata y le preguntó al político: "¿Quiere usted café o té?". El hombre ponderó la cuestión y pidió luego: "Mitad y mitad". Picio, hombre feo de solemnidad, invitó a Dulciflor a tomar una copa. La muchacha, que era de naturaleza compasiva, aceptó la invitación para no herir los sentimientos del endriago, pero a fin de no dar lugar a equívocos invitó a su vez a una amiga suya. Dulciflor y Picio pidieron sendas margaritas, y la otra chica pidió un vampiro. Cuando el mesero regresó con las bebidas le preguntó a la amiga de Dulciflor: "¿Usted es la del vampiro?". "No -respondió la interrogada-. Él viene con mi amiga". Llovía copiosamente. La esposa de don Languidio Pitocáido le sugirió: "Saca esa cosa por la ventana. He leído que con la lluvia todo cobra vida". FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: