¿Valemadrismo social? | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 15 Julio 2018 | 

13

29

41

Secciones

Domingo 15 Julio 2018 | 

13

29

41

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


¿Valemadrismo social?

Carlos Irigoyen/
Analista | Viernes 02 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Inquietante la cifra de los indicadores Así Estamos Juárez: el 85 por ciento de la población no participa en ninguna asociación comunitaria. El informe ONU-Habitat sobre prosperidad en Juárez es bajo sobre la participación electoral, un rascuache 29.94 sobre 100. Y ante la verborrea política, la postura de algunos actores políticos, el reciclaje de propuestas y personajes. ¿Por qué le vale a muchos una nada participar de manera decidida en algo que implica un todo?

No cualquier ciudad puede exhibir el músculo social y económico que nuestra ciudad posee, en juego está el manejo de un presupuesto por 4 mil 510 millones de pesos, así como las condiciones de vida para más de un millón 400 mil personas.

En la cátedra de Creatividad para los Negocios del Tec de Monterrey Campus Juárez cuestioné a los jóvenes por qué no hay una sólida participación cívica. Los resultados motivaron esta reflexión, invito a los que llegaran a ser candidatos a la Presidencia Municipal, atiendan los foros en los cuales sean convidados a dialogar con la población; en especial con los jóvenes, hay ideas incendiarias plenas de innovación y atrevimiento.

Los comentarios me hicieron evocar aquellas historietas del maestro Rius, Los Agachados; una versión millenials, remasterizada, anunciada en Twitter, lista para ser una parodia trasmitida por Facebook Live y luego en YouTube. El fondo parece ser el mismo, la forma es la que se adapta; la misma gata nomas que revolcada dirían los abuelos y ahí la tragedia mexicana: amar la forma y olvidar el fondo. Este ejercicio me dio algunas pautas de porqué no hay participación cívica comenzando por una percepción de que falta una mayor planeación en los procesos electorales.

La debilidad institucional reflejada en la incredulidad de los ciudadanos hacia sus instituciones; la confianza hace rato dejó de ser la base del proceso y su ausencia es la guadaña de los resultados.

Hay una percepción de vacío en las campañas de comunicación política. Si a nivel nacional lo mas pegajoso es un jingle y una adivinanza suplicamos a los que suspiren por la Alcaldía comuniquen profesionalmente sus propuestas. Los golpeteos por favor aséstenlos por debajo de la mesa, no nos interesan sus berrinches ni sus chismes.

La forma en cómo se aborda el tema del migrante es vacua; es parte de la idiosincrasia juarense y es poco estudiada para la comunicación política.

También acusaron un sistema educativo muy al estilo de “La mars”; no se ha logrado inculcar en nuestros niños y jóvenes cómo valorar su participación cívica y, por ende, no se percibe el desarrollo colectivo como una forma genuina de crecimiento social. Aquí, las preparatorias y las universidades no pueden escapar a su responsabilidad de inculcar cumplir con los compromisos ciudadanos de forma consciente y libre. Dejo para el final las respuestas más sonoras; vivimos en una sociedad agachona, cobarde y anárquica; bajo una actitud personal que desdeña la participación cívica y que como resultado tiene un desgaste progresivo: un “valemadrismo” social.

El IEE tendrá que esforzarse más para aumentar el fervor electoral como el antídoto del clientelismo electoral; convencer a los ciudadanos a ejercer su derecho al voto en lugar de “recompensarlo” por sus favores políticos; una forma moderna de corrupción con el fondo más añejo, la compra del voto.

Casi está por iniciar la carrera electoral por la Presidencia Municipal: claroscuros y ambigüedades en los candidatos y sus postulaciones. La contienda parece quedará entre periodistas, una maestra, abogados y/o un administrador, más alguien de último momento.

Como ciudadanos nuestra obligación es exigir y leer las propuestas, razonar el voto y a salir con absoluta convicción a pedir un esquema de gobierno funcional y no de apariencias. Retomando a Rius que dice en su libro “El fracaso de la Educación en México”: “el miedo es la negación de la democracia y la democracia hija de la libertad. En consecuencia, miedo y libertad se excluyen”.

Salgamos sin miedos pensando en el presente y futuro de nuestra ciudad porque el pasado ya está en los libros; y sí, el miedo juarense se alimenta de un pasado turbulento que nubla un futuro oscilante; sólo la participación cívica dará los mejores argumentos para construir un prometedor futuro en nuestra ciudad: ciudadano sin ti nada, contigo todo.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: