Información, atención, inclusión | Opinion

Lunes 20 Agosto 2018 | 

6

24

29

Secciones

Lunes 20 Agosto 2018 | 

6

24

29

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Información, atención, inclusión

Cecilia Ester Castañeda/
Escritora | Jueves 01 Febrero 2018 | 00:01:00 hrs

Debemos cuidar mejor a nuestros niños, insisto. En los últimos días esta falla recurrente con numerosas aristas en la sociedad fronteriza ha despertado un alerta al conjugarse con otros factores: las familias repatriadas, la marginación de zonas habitacionales enteras y el autismo. Trágicamente, el protagonista es un niño de siete años desaparecido.

El caso de James Camacho nos obliga a revisar las políticas implementadas para recibir a los connacionales que vuelven a nuestro país, estableciéndose en Ciudad Juárez con hijos acostumbrados a otra cultura. Vuelve imperioso también intensificar la atención en las colonias olvidadas de la mancha urbana. Pero, sobre todo, resalta la necesidad de conocer más sobre los llamados trastornos del espectro autista (TEA).

James había llegado días antes con su familia —incluyendo su madrastra— a la frontera. De acuerdo con fuentes informativas, la tarde del 21 de enero se encontraba bajo el cuidado de su abuela paterna cuando se salió solo de la casa. Hasta el momento de escribir este artículo se desconocía su paradero. Si la desaparición de cualquier menor es algo muy serio, James constituye alguien particularmente vulnerable.

Trataré de explicar el porqué basándome en los datos difundidos por los medios locales.

James nació en Estados Unidos, como el tercer hijo de un padre mexicano y una madre estadounidense que se separaron. Es un niño con autismo, pero ignoramos el grado o matiz de su condición. Tampoco sabemos si habla español, ni cómo se comunica. De lo que sí tenemos conocimiento es que ya antes se había perdido.

El autismo se caracteriza por deficiencias en la interacción social y en la comunicación y por patrones de comportamientos, intereses y actividades restringidos y repetitivos, dice la Organización Mundial de la Salud. Los niños con autismo, además, de acuerdo con especialistas, suelen preferir los entornos ordenados, predecibles y de baja estimulación sensorial.

Por lo tanto podemos deducir que el cambio a un lugar nuevo con personas distintas pudo haber sacado de su delicada zona de confort a James.

Ningún niño pequeño mide el peligro. Sin embargo, explica Egla Ramírez, presidenta de la Fundación Unidos por el Autismo, formada por padres de familia juarenses, un menor con este padecimiento tiende a obsesionarse con algo que llame su atención, no se cansa y posee un umbral del dolor muy alto. En un ambiente desconocido lo anterior constituye una fórmula para los accidentes en alguien a quien se le dificulta pedir ayuda.

¿Cuántos James hemos conocido sin darnos cuenta? Si hoy nos topáramos con un niño como él, ¿podríamos identificarlo por su aislamiento o su movimiento repetitivo? ¿Nos acercaríamos poco a poco intentando atraerlo con un objeto, sin forzarlo? Es lo recomendado por Ramírez.

Resulta más probable, me temo, que nos desconcierte su apariencia retraída o hiperactiva o que interpretemos como mala educación su falta de contacto visual, sus gritos ante un estímulo súbito. Porque en México la mayoría de los niños con autismo no han sido diagnosticados, según estudio de Austism Speaks donde se calcula que en nuestro país uno de cada 115 menores padecen algún TEA. No, ni en el estado de Chihuahua ni en Ciudad Juárez se llevan estadísticas al respecto, señala Ramírez. Tampoco se ha logrado incluir en el censo a las personas con autismo ni que se dé seguimiento a la ley federal sobre el tema promulgada en el 2015, agrega.

No obstante, algunas personas con autismo pueden llegar a ser altamente funcionales. A nosotros como sociedad nos toca incluirlas a todas. Eso significa informarnos, asegurarnos de que sean diagnosticadas desde la menor edad posible, educar en torno al padecimiento, ofrecer opciones de las terapias adecuadas —de lenguaje, conductual y sensorial, dice Ramírez— a costos y en sitios accesibles, concientizarnos.

Yo no sé si, como sugieren algunos observadores, Lionel Messi —o el ficticio Sheldon Cooper— tenga autismo. Pero creo que si tomamos en cuenta a las personas sensibles que aprenden o viven de manera distinta a nosotros seremos una sociedad mucho más rica.

De paso, estaremos mejor preparados para proteger a los James del mundo. 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: