El Everest | Opinion

Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 24 Abril 2018 | 

2

43

52

Secciones

Martes 24 Abril 2018 | 

2

43

52

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

El Everest

Carlos Irigoyen/
Analista | Viernes 05 Enero 2018 | 00:01:00 hrs

Allá en los Himalaya hay una mítica montaña de más de ocho mil 800 metros, justo en la frontera entre China y Nepal. Para los entendidos del alpinismo, se puede alcanzar el techo de nuestro planeta por dos rutas, Nepal o el Tíbet. Allá arriba la temperatura del aire es promedio de -20 grados centígrados con vientos de más de 150 kilómetros por hora. ¿Se imagina a esa velocidad y con esas temperaturas la exposición del cuerpo humano? Simplemente no hay forma de que pueda sobrevivir sin experimentar algunos inconvenientes en su físico. Adicional a estas condiciones climáticas, agregue las propias de la geografía, un alto potencial sísmico que puede provocar avalanchas por el desprendimiento de nieve en las partes altas.

Bienvenido 2018, a nuestra economía se le puede denominar tipo ‘Everest”; cuando llegas al pico de la montaña –si es que se puede– se acaba el aire y se expone a la persona a una muerte lenta y segura; la falta de condiciones para ahorrar y desarrollar la economía familiar está propiciando una muerte lenta y segura del llamado estrato medio de nuestra maltrecha economía.

El alza en el costo de los combustibles, su impacto no sólo medible en las gasolinas o  para mitigar las bajas temperaturas, sino por medio de la distribución de bienes y servicios que incrementan el costo de vida.

Al aumentar las gasolinas se abre una cascada de incrementos, comparables a esas rachas de viento helado que congelan la sonrisa del año nuevo; servicios como el agua, la luz, el gas tienen una tendencia al alza.

Los ajustes del salario mínimo de principios de diciembre del 2017 son una buena anécdota, una pequeña avalancha se llevó la mochila que contenía ese medicamento llamado incremento salarial. Trizas y ni retazos quedaron. Y pues la canasta básica cada vez será más…básica.

Entre amenazas y realidades los precios del limón, las tortillas, aguacate, huevo, leche, la carne, el frijol, las verduras, se mueven a un ritmo semi-lento que definitivamente se percibe cuando hay que pagar en las cajas del super. En nuestra alegoría, al subir la montaña se hace más espeso el oxígeno. Y por si esto fuera poco, al igual que en el Himalaya donde convergen placas tectónicas que son capaces de generar intensos movimientos telúricos, en nuestro país se conjugan dos grandes eventualidades para la realidad mexicana; capaces de provocar “sismos” financieros y políticos de alto impacto: las elecciones, así como la “picante” relación con el vecino del norte donde insisten y arman la renegociación del TLC. Por el momento ambas situaciones generan movimientos de pequeña escala, pero muy sensibles. La placa política se mueve bajo una descalificación eterna de las ¿propuestas?, acusaciones donde sí importan las medallas porque el ego político sale raspado o enaltecido, un régimen de elecciones que cada vez tiene menos resonancia en la percepción de los mexicanos así como un régimen político abaratado y vilipendiado en los chiqueros de la corrupción, donde parece ser que entre más corrupto hay más reconocimiento…lamentable. En la placa económica, el dólar. Se sintió en Navidad de manera leve, aunque nos hizo lo que el viento a Juárez, días llenos de filas en los puentes y los estacionamientos de los comercios en El Paso abarrotados de placas mexicanas; el golpe fue ligero pero la zozobra por el tipo de cambio es constante.

Sólo los más preparados podrán sobrevivir a tanta inclemencia del tiempo financiero y político, los demás habremos de buscar refugio entre las laderas o de plano capear los temporales; hay pronóstico de clima severo para los siguientes seis meses, la tormenta de incrementos seguirá atacando sin misericordia y se perciben movimientos inusuales en las estrategias de gobernar y de finanzas en el entorno mexicano.

Bien lo dijo el Papa Francisco en su visita a esta frontera, México es una sorpresa. En este contexto, ¿Cómo explicarles a los casi 54 millones de mexicanos que los precandidatos ya llevan gastados entre los tres la friolera de más o menos tres millones de pesos en enunciar bonitas frases adornadas de una parafernalia insultante y que uno solo de ellos lleva más de dos millones en 11 eventos?. ¿Con qué ojos divina tuerta?. El Everest a final de cuentas no está tan lejos, lo estamos viviendo los mexicanos de a pie que salimos a trabajar todos los días a pesar de los embates de la corrupción, la inseguridad y el cinismo que lastiman y fustigan el orgullo de ser un mexicano resiliente.

[email protected]




  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: