Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 15 Diciembre 2017 | 

3

09

42

Secciones

Viernes 15 Diciembre 2017 | 

3

09

42

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Ejército y seguridad

Sergio Sarmiento | Martes 05 Diciembre 2017 | 00:01:00 hrs

"Estamos haciendo funciones que no nos corresponden, todo porque no hay quien las deba de hacer o no están capacitados."

Salvador Cienfuegos



Ciudad de México.– La discusión sobre la nueva Ley de Seguridad Interior es un extraño juego de paradojas. Por un lado, los activistas que dicen representar al pueblo se quejan de la militarización de la seguridad; pero el pueblo, aterrado por la violencia y harto de la corrupción de las policías, exige la presencia del ejército. Además, el secretario de Defensa, el general Salvador Cienfuegos, afirmó en diciembre de 2016: "Yo sería el primero en levantar no una sino las dos manos para que nos vayamos a hacer nuestras tareas constitucionales. No pedimos estar aquí. No nos sentimos a gusto". Pero si las fuerzas armadas han recibido órdenes de hacer un trabajo de seguridad interior, el general secretario exige reglas claras. Los soldados que están haciendo una labor incómoda deben saber qué pueden hacer y qué no. De esta demanda surge la controvertida nueva Ley de Seguridad Interior.

Yo en lo personal creo que ha sido un error dar a las fuerzas armadas labores de policía. Esta medida ha causado daños enormes a unas instituciones cuya función constitucional no es llevar a cabo labores policiales sino cuidar de la seguridad nacional ante amenazas del exterior. En mis viajes por el país, sin embargo, encuentro que los habitantes de las zonas más afectadas por la violencia suplican la presencia del ejército. Afirman que las policías se han convertido en cómplices de los criminales y prefieren la disciplina de las fuerzas armadas.

Nuestra Constitución, como puede uno esperar de un documento parchado cientos de veces, es ambigua sobre el tema. El artículo 89 señala que el presidente de la república puede "disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente, o sea del Ejército, de la Armada y Fuerza Aérea Nacionales, para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación". En contraste, el artículo 129 advierte: "En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar".

La Suprema Corte de Justicia resolvió hace años que las fuerzas armadas sí pueden participar en tareas de seguridad interior. Los esfuerzos por declarar inconstitucional esta participación han caído por tierra hasta ahora. Lo mismo debe suceder con los esfuerzos actuales para llevar nuevamente el tema al máximo tribunal.

La nueva Ley de Seguridad Interior que pretende dar a las fuerzas armadas reglas para normar su actuación como policía no es perfecta, pero tampoco cae en las faltas que se le atribuyen por razones políticas. No militariza al país, sino que reglamenta una actuación que se viene dando desde hace décadas. No da al ejército un papel permanente como policía, sino que establece la posibilidad de hacer intervenciones con una duración máxima de un año. No legaliza el uso del ejército para reprimir manifestaciones, sino que descarta el empleo de las fuerzas armadas contra protestas sociales pacíficas. No da al ejército carta blanca para espiar a los ciudadanos, sino que señala que las fuerzas armadas sólo podrán hacer uso de métodos lícitos para obtener información.

La Ley de Seguridad Interior no va a resolver el fracaso del gobierno en el combate a la inseguridad. El simple hecho de que el ejército tenga funciones de policía es un reconocimiento de una política fallida. Pero remover al ejército de esta tarea sin que haya una policía operativa, o dejarlo sin reglas claras para operar, no hará más que dañar a la sociedad que reclama justamente seguridad.

Mancera vs Anaya

Los perredistas quieren que Miguel Ángel Mancera sea el candidato del Frente Ciudadano a la Presidencia de la República, pero Ricardo Anaya no tomó control del PAN para dejarle la candidatura a nadie que no sea él.  

Twitter: @SergioSarmiento


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: