Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Noviembre 2017 | 

0

49

33

Secciones

Martes 21 Noviembre 2017 | 

0

49

33

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Inapropiados desarrollos de vivienda

Elvira Maycotte/
Escritora | Miércoles 15 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

Después de la implantación de las políticas de vivienda a partir del 2002, la forma y estructura urbana de Ciudad Juárez cambió sustancialmente: ante una sobreproducción de vivienda, particulares patrones de ocupación de suelo y una evidente dispersión, Ciudad Juárez hoy es segregado, desarticulado y con grandes superficies ociosas a su interior.

La garantía de su financiamiento y promoción por parte del sector gubernamental, y hasta el otorgamiento de subsidios aun en tiempos económicamente críticos, favoreció que la vivienda social se convirtiera en un artículo inmobiliario de muy alta rentabilidad.

La cuestionable demanda de vivienda y el crecimiento disperso, dieron lugar a un paisaje en donde los barrios consolidados y los de nueva creación lucen abandonados por igual: en los desarrollos habitacionales de reciente edificación existe un alto porcentaje de viviendas desocupadas, quizá por la falta de accesibilidad a equipamiento y servicios urbanos, la inseguridad y el abandono que prevalece ante la indolencia que el tema le merece a las diversas esferas gubernamentales.

La vitalidad que hasta hace pocos años caracterizaba a los barrios y colonias tradicionales está a punto de extinguirse, y en algunos casos hasta puede afirmarse que ha desaparecido para ceder su lugar a viviendas en abandono e inseguridad en las calles. Podemos decirlo, la ciudad enfrenta una depreciación generalizada.

Es por ello que en este proceso de crecimiento de la ciudad asumimos que la política y el rol que desarrollaron el sector público y privado fueron determinantes para la configuración actual de la ciudad. Estamos ante los efectos de una política pública habitacional fortalecida –para el caso de la vivienda con financiamiento y subsidio institucional– que no encontró correspondencia, equilibrio ni dirección en una política de suelo igualmente sostenida por sus actores.

Dos de las características importantes de la política habitacional que rigió las estrategias de producción de vivienda de tipo social, es que para abatir el déficit habitacional sólo lo hizo a través de la promoción de vivienda nueva y la atención casi total al sector de la población que podía pagarla; es decir, no diversificó estrategias y los destinatarios eran quienes tenían un trabajo formal dentro del mercado laboral.

Fue solo a partir del último cuarto de la primera década del siglo XXI cuando Infonavit introdujo, de forma tímida, nuevos instrumentos para acceder a financiamiento institucional dirigidos a la adquisición de vivienda usada y a la posibilidad de acceder a una tras el pago oportuno de mensualidades y adquirir de esta forma la opción a compra. Introdujo también un programa de financiamiento que abrió la posibilidad de adquirir una segunda vivienda; de esta forma quienes ya poseían una vivienda pudieron hacer uso de él aplicándolo en una vivienda social. El impacto de los patrones de ocupación del suelo ha acentuado fenómenos sociales, económicos y hasta ambientales no deseados y de difícil solución: el amplio grupo de jóvenes desatendidos en cuanto a cobertura escolar, los grupos de estrato  socioeconómico vulnerable sin acceso a servicios de salud y apoyo social –guarderías, centros comunitarios- se suman a situaciones de inseguridad que las viviendas abandonadas y los grandes predios que rodean los fraccionamientos favorecen, son situaciones que se deben sortear cotidianamente.

La vivienda ha perdido su valor de uso y también su valor de cambio: ya no puede considerarse como un patrimonio familiar toda vez que se encuentra rodeada de viviendas abandonadas y existe una sobreoferta de vivienda; tiene difícil acceso a los servicios de la ciudad y la infraestructura es de mala calidad. Tras el recorrido por 15 años de producción de vivienda en Ciudad Juárez se tienen elementos para afirmar que la producción de los desarrollos habitacionales es tan importante como su ubicación y resaltar que, así se debe asumir, todo se hizo en el marco de la ley.

Es entonces cuando nos preguntamos: Si ya sabemos que el modelo de crecimiento que la ciudad tuvo a partir del año 2002 evidentemente es fallido, que involucra y ha empobrecido la calidad de vida de cientos de miles de personas, ha defraudado las expectativas de decenas de miles de familias y ha sido motivo de un pasivo para todos los juarenses que nos coloca en posiciones de riesgo social y económico: ¿por qué aún hay quienes desean seguir reproduciendo este modelo de producción de vivienda y crecimiento de la ciudad, que tanto dolores de cabeza nos ha dado? ¡Qué alguien nos explique!

elvira.maycotte@gmail.com


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: