Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Noviembre 2017 | 

18

50

18

Secciones

Martes 21 Noviembre 2017 | 

18

50

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Universidad: volver a lo básico

Jesús Antonio Camarillo/
Académico | Sábado 11 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

Desde hace varias décadas la burocracia devora a las universidades públicas en este país. Una de los rostros de esta situación se presenta cuando los docentes, investigadores y  alumnos, que deberían de constituir las partes medulares de su quehacer, son replegadas a figuras prescindibles, irrumpiendo en cambio la figura del burócrata como el sujeto estelar de la vida universitaria.

Su omnipresencia es evidente, prácticamente no hay intersticio de la vida universitaria donde no asomen la cabeza. En todos los niveles de los organigramas están presentes y así, de pronto, y muchas de las veces como resultado de faenas políticas que nada tienen que ver con el trabajo académico, y por lo tanto, sin entender lo más elemental de la vida académica,  toman la batuta. Ocupando algunos de ellos puestos claves, nunca escribieron una sola cuartilla en su vida; son casi analfabetas funcionales y a lo que más llegaron, en el mejor de los casos, es a tergiversar los resultados de las doctrinas y las ciencias en sus clases. Pero ahí están, descaradamente y muy orondos, administrando el destino de sus institutos, facultades, departamentos y escuelas.

Es la universidad mexicana que se vuelve casi casi un “pueblo mágico”, con sus caciques, sus formas antidemocráticas, sus retrógrados usos y sus ancestrales costumbres. En ese entorno no faltará, además del burócrata rupestre, el “académico” servil. Ese operador merece punto y aparte. Sin el menor ápice de dignidad y convicción se suele vende al mejor postor. Va, ahora sí que para donde calientan las gordas.

Incapaz de comprometerse con un proyecto de universidad, sólo le interesa el guiño de quienes siempre ha sido marioneta. Típico académico mediocre que tiene que agarrarse permanentemente del más alto palo porque como investigador o docente se regodea en el matiz grisáceo de su propio perfil.

Nefasto como él solo y siempre pretendiendo quedar bien con los de arriba no le importa que lo traten con la punta del pie. Siempre dispuesto a bolear zapatos donde el dedo se lo indique, contamina el entorno universitario con su posición de permanente agachado, a tal grado que, en ocasiones puede volverse más peligroso que el burócrata empedernido, porque, después de todo, el servilismo es igual o más contagioso que la inercia burocrática.

Bajo ese panorama, cuando la burocracia antiacadémica y el servilismo vil, se vuelven protagonistas en las universidades, es que algo no anda del todo bien. La solución parece fácil, aunque para su consecución tendríamos que generar un cambio radical: rescatar las funciones torales de una universidad: crear, divulgar y vincular socialmente el conocimiento. Entender esas funciones como auténticas directrices. Y todo lo que estorbe a esos auténticos lineamientos, erradicarlo paulatinamente.

Para ello, hay que flexibilizar procesos y comprender que la función de los administradores de una universidad, es ésa, simplemente administrarla, no estorbar su florecimiento y expansión. Luego, privilegiar el trabajo académico, comprendiendo que el docente, el investigador y, por supuesto, los estudiantes, representan la verdadera riqueza de una universidad, no sus burócratas. En ese sentido, el papel de éste último debe ser el de un auténtico facilitador, alguien que coadyuva pero que no se entromete ni obstaculiza el sendero de la creación y la divulgación de la ciencia.

Hoy, que la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez está a punto de renovar su máximo órgano de gobierno, como lo es el Consejo Universitario, su comunidad tiene que poner mucha atención en los perfiles de los candidatos a consejeros, pues en ellos recaerá la responsabilidad de elegir al próximo rector. La pregunta es demasiado básica: ¿Queremos academia o queremos politiquería barata articulada a la vieja usanza? La respuesta es simple.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: