Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Noviembre 2017 | 

18

51

34

Secciones

Martes 21 Noviembre 2017 | 

18

51

34

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Bloqueos sin fin

Sergio Sarmiento | Viernes 10 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

"Recuerda que el tiempo perdido no regresa."

Tomás de Kempis

 

Un bloqueo de una vía de comunicación es una agresión a terceros inocentes tolerada en México por gobiernos de todos los niveles y a veces fomentada por ellos. La costumbre se ha extendido tanto que se reclama ya como un derecho adquirido. Cuando la autoridad llega a intervenir para liberar una vía de comunicación los organizadores afirman que se está violando el derecho a la manifestación o se está criminalizando el derecho a la protesta.

Hay quien dice que en los bloqueos se produce un conflicto entre dos derechos: el de libre tránsito y el de protesta. La verdad es otra. Nadie en su sano juicio cuestiona ya el derecho a la protesta. Hemos dejado atrás los tiempos en que el ejército podía asesinar a manifestantes por el delito de llevar a cabo un mitin pacífico en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, un mitin en el que ni siquiera se bloqueaba una vía de comunicación. El tema es si el derecho a protestar otorga también el de agredir a terceros.

No es una agresión, me dicen, porque los afectados son los automovilistas y el derecho al libre tránsito no ampara a los vehículos. No es una agresión, afirman otros, porque los afectados son los ricos, los que tienen coche, mientras que los que protestan son pobres.

Estos argumentos violan el principio ético fundamental que Immanuel Kant llamó el imperativo categórico y que establece que hay que comportarse sólo de acuerdo con aquella máxima que pueda convertirse en regla universal. Postular una ética que permite agredir a algunos, sólo porque usan vehículo privado o porque tienen más dinero, enviaría a la sociedad directamente a la ley de la selva.

Lo peor es que estos argumentos ni siquiera coinciden con la realidad. Para un automovilista el bloqueo usualmente representa una molestia que retrasa su traslado, pero no le impide cambiar de ruta y llegar a su destino, aunque sea con retraso. Para un usuario de transporte público puede llevar al descuento del día de trabajo o a la pérdida del empleo. Sólo hay que ver la desesperación de los usuarios del Metrobús cuando los activistas bloquean sus rutas para entender quiénes son las víctimas.

Ayer una organización de damnificados del sismo anunció bloqueos en seis puntos del sur de la Ciudad de México y logró conseguir simpatizantes para realizar cuando menos cuatro. Eran grupos pequeños, de entre 50 y 80 personas en cada lugar, pero que se organizaron para lograr el mayor daño posible a los demás. Un día antes un automovilista trató de atravesar un bloqueo en avenida Centenario y estuvo a punto de ser linchado antes de ser rescatado por la policía. Algunos casos han resultado peores. El 16 de junio de 2016, un intento de liberar la autopista Oaxaca-México, bloqueada durante semanas, resultó en un saldo de seis muertos y 108 heridos.

Los políticos permiten los bloqueos para no meterse en líos. Los organizadores tienen incentivos para montarlos porque con ellos chantajean a los gobiernos y obtienen dinero y canonjías. Las comisiones de derechos humanos castigan a los policías que tratan de liberar las vías de comunicación, pero no se preocupan por la gente común y corriente afectada por los bloqueos.

En estas circunstancias es inevitable la multiplicacion de los bloqueos. El costo para la productividad y para los terceros agredidos será cada vez mayor. Nuestros políticos están creando condiciones para que se imponga la ley del más fuerte. Esto significa violencia. 

Sin movilidad

Un conductor de una camioneta de carga trató ayer de atravesar un bloqueo en la capitalina colonia Doctores, pero fue detenido por la policía y su auto enviado al corralón por "violaciones a la Ley de Movilidad". Ninguna autoridad actuó contra quienes al bloquear realmente afectaban la vialidad.

Twitter: @SergioSarmiento


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: