Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

22

41

18

Secciones

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

22

41

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Héroes uniformados

Cecilia Ester Castañeda/
Escritor | Jueves 09 Noviembre 2017 | 00:01:00 hrs

¿Qué es un héroe? Probablemente la definición varíe, desde mitológicos personajes a caballo o con capa dedicados a salvar a los necesitados hasta personas comunes que sin intención alguna se encuentran presentes en el momento justo y cuyos actos espontáneos marcan la diferencia para alguien más.

Pero algo está claro: su significado para la sociedad va mucho más allá de su comportamiento loable. Esas acciones donde los héroes ponen desinteresadamente en peligro su integridad física, comodidad o estatus a favor de otros seres humanos, de principios o ideales constituyen un parámetro de la comunidad. Reafirman los valores de cohesión necesarios para convivir en grupo y lograr objetivos colectivos.

En un periodo como el actual, cuando la confianza en las instituciones y el tejido social es tan vulnerable, cuando se duda de todo —de todos— y fácilmente se cae en el individualismo a ultranza, son precisamente los héroes uno de los símbolos que nos permiten recuperar la confianza para volver a construir los lazos sociales. Representan un esperanzador recordatorio sobre las cualidades humanas que están aquí, entre nosotros, listas para entrar en acción en cuanto hagan falta.

El caso de los cinco elementos de corporaciones de seguridad locales atacados en el curso de las últimas dos semanas en Ciudad Juárez nos obliga, asimismo, a replantear nuestra relación con los agentes uniformados. Con demasiada frecuencia pensamos en los policías y tránsitos como representantes de un sistema ineficiente e injusto o, inclusive, como la cara de la corrupción y abuso oficiales que ocasionan todos nuestros males.

Intente decir eso a los deudos de Pedro Valadez Rodríguez, de 25 años, y Héctor Manuel Montañez Ríos, de 45, los dos ministeriales asesinados adscritos a la fiscalía para delitos de género. Mencióneselo a los de Elizabeth Alfaro Loya, de 34, y Sergio Alberto Macías Holguín, de 40, los policías preventivos muertos al atender un reporte sobre personas armadas en el exterior de un banco. Sugiéralo siquiera a los familiares del agente de tránsito no identificado que resultó herido en la cabeza tras ser baleado desde un vehículo en movimiento cuando circulaba en su patrulla. De alguna manera aquí el argumento suena hueco. 

Se nos olvida —como a Trump cuando, según los medios, dijo vía telefónica a la viuda de un soldado muerto en África que “él sabía a lo que se metía”— la intrínseca naturaleza heroica de algunas ocupaciones. En Ciudad Juárez, como en el resto del estado y en gran parte del país, trabajar hoy en día en una fuerza de seguridad implica un riesgo demasiado real.

Lo anterior no significa que en los cuerpos policiacos y de vialidad no existan serios problemas o abusos. Cada noticia sobre contubernio, corrupción, críticas, delitos impunes o casos sin resolver constituye una prueba más para cualquier agente con ganas de hacer bien las cosas. Sin embargo, precisamente en una cultura laboral caracterizada por tantas presiones y tentaciones, en un clima de peligro, estrés y escaso apoyo, resistir sin caer presa del cinismo puede representar una cotidiana labor heroica. Porque hay, sin duda, numerosos elementos comprometidos a servir a la comunidad.   

Igual que todos los héroes, necesitan nuestro reconocimiento.

Y esta semana durante el tributo a Tania Valeria Silveyra de la Riva, de 27 años, salió a relucir nuestra deuda con los héroes uniformados. De acuerdo con El Diario, la agente de Seguridad Pública fue arrollada al auxiliar fuera de turno a una mujer que era amenazada con un vehículo por su pareja sentimental. Silveyra ha sido sometida a 10 cirugías y utiliza silla de ruedas. Antes de la sesión de Cabildo donde se le entregó una placa, informó este medio, la oficial se dijo decepcionada ante la falta de apoyo jurídico por parte de la corporación.

Es imposible recuperar en serio la paz en nuestra ciudad si no reconocemos el valor de los verdaderos servidores públicos. Uniformados o no, los héroes merecen nuestra admiración y agradecimiento por contribuir de manera tan decidida a mantener el tejido social.

Nos corresponde asegurarnos de que sus sacrificios no hayan sido en vano.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: