Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 17 Diciembre 2017 | 

22

18

34

Secciones

Domingo 17 Diciembre 2017 | 

22

18

34

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Todo lo demás… igual

Adela S. González/
Analista | Lunes 09 Octubre 2017 | 00:01:00 hrs

Tras sucumbir la dictadura porfirista bajo el movimiento armado de 1910, entramos a la prolongada etapa de la “dictadura perfecta”, llamada así por el Nóbel, Mario Vargas Llosa. Siguieron casi ochenta años de “gobiernos revolucionarios” hegemónicos que dan paso  a la formación de gobiernos de distintos partidos políticos y coaliciones que cobran auge en cada etapa electoral.

Durante esos períodos, el país se ha sumergido más en la mediocridad que en el desarrollo; no ha podido librarse de lastres que lo mantienen en estado agónico, sin posibilidad de alcanzar metas y objetivos característicos de países sostenidos por ciudadanos dispuestos  y participativos, contrarios a nuestra idiosincrasia conformista y aletargada.

A principios del SXX se impuso un cambio por la fuerza de las armas, movimiento liderado por personajes que condujeron a la caída de don Porfirio cuyo error, además de su prolongada permanencia y abuso del poder fue desatender demandas de clases populares suprimidas del progreso sólo permitido a clases altas y  extranjeros, virtuales dueños de nuestros patrimonios naturales y sociales.

Los gobiernos emanados de la Revolución, o sea del Partido Revolucionario Institucional, dieron un viraje al sistema porfirista y bajo el sonsonete de la justicia social, movieron las masas a su antojo manteniéndolas perversamente en grado de sumisión. Sindicatos, políticos, empresarios y sectores potencialmente fuertes contribuyeron al autoritarismo de gobiernos sexenales, cuyo declive evidente desde los años setenta marcó la paulatina rebeldía que socava el mito de paz y bienestar proclamado por políticos impulsadores de pobreza e ignorancia cuyas verdaderas intenciones se esconden tras promesas repetidas hasta el cansancio en cada convocatoria electoral.

No sorprende que el tropiezo del priismo en los albores del siglo en curso haya sido efímero. Doce años de alternancia fueron insuficientes para que la semilla del cambio, incipientemente sembrada por el panismo, tuviera como fruto la desilusión hermanada a la formación de nuevos partidos en el contexto de una sociedad acostumbrada a la simulación y siempre en la esperanza de mejores gobernantes y representantes en el poder adheridos a las tradiciones de aprovechamiento personal.

Menos sorprenden quienes en una u otra instancia de gobierno o partido han sido tapadera de los hoyos de corrupción y ahora, bajo la máscara de “independientes” pretendan una curul en el Congreso y gobierno federal. Los candidatos registrados en el INE local para diputaciones han colaborado al continuismo del sistema. Queda corta la explicación de encubrimiento de unos a otros y la falta de pudor y dignidad. Nada qué ofrecer a los electores.

Hace un año, la esperanza de un mandato distinto reactivó la rebeldía chihuahuense ante la rapiña de César Duarte y su club de ladrones que miran a los fregados sin ápice de vergüenza. Su partido, PRI, y correligionarios, se mueven como peces en el agua estructurando nuevas frases de convencimiento para solicitar el voto que los devuelva al poder, ideando cómo protegerse y cubrir atrocidades. Esa casta de canallas privilegiados debería estar frente a la justicia demandada por el nuevo gobernador y negada por instituciones judiciales que  encuentran resquicios legales para mantenerlos fuera del lugar donde debieran estar despojados de patrimonios mal habidos. Justicia ausente, otro de los grandes pendientes del sistema.

El detrimento social, la incesante depredación de bienes públicos, la rapiña, etc., se mantendrán si continúan en el poder personajes tutelados por partidos y vividores de la política que desvirtúan la modalidad de independientes en tanto siguen el mismo estereotipo sin asumir están lejos de instrumentar el cambio ofrecido debido a que cambian nombres, partidos, colores, pero… todo lo demás, igual.

[email protected] 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: