Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 15 Diciembre 2017 | 

18

22

40

Secciones

Viernes 15 Diciembre 2017 | 

18

22

40

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Margarita y Anaya (o la estrategia kamikaze)

Yuriria Herrera/
Analista | Sábado 07 Octubre 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Cuando Vicente Fox fue designado candidato del PAN a la Presidencia a muchos les pareció más un montaje que un acto democrático. Y es que el partido mantuvo abierta la inscripción de aspirantes, pero Fox ganó en automático, porque nadie más se anotó. A pesar de eso, la mesa y las urnas para la elección interna estaban puestas. Y esa habrá sido una de las cualidades que les valió para sacar al PRI de Los Pinos. Su naturaleza democrática.

Cuando en 2006 Felipe Calderón ayudó al PAN a conservar el Poder Ejecutivo, su candidatura había resultado de un proceso interno democrático en el que venció a un grupo de aspirantes conformado por Alberto Cárdenas Jiménez y Santiago Creel. La elección interna, Calderón la ganó por más de 50 por ciento. Ya para 2012, Josefina Vázquez Mota le ganó a Ernesto Cordero y Santiago Creel. Aunque había más aspirantes, poco a poco éstos se fueron bajando; los escenarios para algunos se estaban construyendo y con ello, deconstruyendo las posibilidades de los otros. Ahí tampoco hubo dedazo, sino urnas y voluntad interna de demostrar que la democracia se ejercía.

Traigo estos tres ejemplos porque el PAN, por encima de sus adversarios, siempre ha resaltado por sus métodos democráticos internos. Así siempre eligieron, o al menos a sus últimos candidatos presidenciales. Incluso aquí mismo, en este espacio y en diferentes momentos, he subrayado esa cualidad de los blanquiazules, por encima del dedazo del PRI o del caudillismo de AMLO en el PRD y hoy en Morena. Los panistas siempre le dieron voz a todos quienes lo integran, ya sea grupos o militantes.

O al menos eso fue entonces. Para nadie es secreto que los panistas de hoy están divididos, que las fotos donde se ven todos tomados de las manos, como las que vimos en la elección mexiquense, sólo son eso, fotografías: momentos que producen para destantear al enemigo (aunque ni se las crean). Y si en el Senado la fractura fue evidente cuando panistas se opusieron a la designación de Ernesto Cordero como presidente de la Mesa Directiva, en el CEN la cosa se puso peor:

¿Por qué los panistas estarían dispuestos a que su personaje mejor posicionado rumbo a 2018 se vea obligada a abandonar sus filas? ¿Así de fuerte fue su lealtad al partido o así de fuertes son los compromisos que tienen con Ricardo Anaya? El presidente de Acción Nacional no ha ocultado su enemistad con los llamados “calderonistas”.

Hizo votos Anaya —figurados, por supuesto— para que Zavala no se fuera del que siempre fue su partido, pero tampoco pudo ocultar su obcecación por convertirse en candidato. Por más que lo ha negado, no ha logrado convencer, y menos con los movimientos que realiza desde la presidencia del partido, que sólo buscan beneficiar su posición. Tan es así que a Margarita, la favorita de la mayoría de los militantes afiliados y de los votantes que no elegirían ni a El Peje ni a un priista (ahí están las encuestas) fue acorralada, con todo y su vasto apoyo alrededor del país.

Lo cierto es que Margarita ha trabajado desde que anunció su intención de ser candidata para construir una imagen que la separe de esos lazos inevitables. Ya recorrió el país y cuenta con el apoyo de una parte importante del sector empresarial. Es, pues, una candidata a la que sólo le falta ser nombrada así. Tanto que, aunque AMLO lleva meses intentando minimizar su fuerza electoral, ayer le dio la bienvenida, pues sabe que si Anaya no cede, para Morena mejor cuánto más dividido esté en voto de sus oponentes (bueno, hasta invitó a Osorio Chong a revelarse e inscribirse como independiente, por las mismas razones, evidentemente).

Esperamos a que Anaya no se convierta en el kamikaze que dinamitó un siglo de construcción partidista opositora, aunque sea él mismo quien termine también por volar en pedazos con su propio cinturón de dinamita.

#MeCuentan. Que los obstáculos anayistas que Margarita Zavala debe superar son de tal nivel que, por orden del CEN blanquiazul, se cerraron todas las “Oficialías de Parte” en las que la exprimera dama podía entregar su carta de renuncia al partido. Y es que, sin renuncia aceptada, los anayistas asumían que no podría registrarse como independiente. Como tácticas de terroristas.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: