Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 23 Noviembre 2017 | 

4

24

01

Secciones

Jueves 23 Noviembre 2017 | 

4

24

01

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Tláloc y Trump (ah, y Katia y Osorio)

Yuriria Sierra/
Analista | Sábado 09 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Llevamos varios años notando que los fenómenos naturales incrementan su intensidad. La época de calor suele registrar temperaturas cada vez más elevadas. El frío suele ser más duro. Y las lluvias, claro, llegan de manera atípica: cuando antes no aparecían y con la fuerza que antes no tenían. En la Ciudad de México sentimos su fuerza los últimos días. No recuerdo una época en la que fueran constantes los torrenciales bajo los que hemos estado expuestos —no sólo los capitalinos— en todo el país. En el mundo. Es un fenómeno global, que muy lentamente se ha ido entendiendo.

Se necesita ser en verdad tonto, ignorante, para creer que nada de esto es responsabilidad del cambio climático. O para creer que esto es un invento. Sí, como lo ha dicho Donald Trump. Como lo reiteró cuando se salió del Acuerdo de París. Como volvió a confirmarlo hace unos días, cuando propuso a un negacionista de este fenómeno, Jim Bridenstine, como nuevo administrador de la NASA. Por si no acabamos de dimensionar su torpeza.

Desde el jueves por la tarde, José, un huracán que sigue los pasos de Irma por el Atlántico, que, aunque se asegura que no tocará tierra, se convirtió en categoría 3 en menos de 24 horas. Katia, que se acerca a la costa de Veracruz, podría llegar como categoría 2. E Irma, categoría 5, la más alta y peligrosa, tiene en alerta a Estados Unidos y tiene los peores pronósticos luego de ver la devastación que dejó por las islas de El Caribe. Y es que la fuerza de este huracán es tal que incluso arrasó con casas de cemento. Imaginemos lo que sucedió (y sucederá) en zonas más vulnerables.

“Los huracanes consiguen su energía destructiva del calor del océano, y las temperaturas del agua de la región son muy elevadas (...) La quema de carbón, petróleo y gas calienta nuestro planeta y de esa manera suministra energía para la acumulación de tormentas tropicales cada vez más poderosas”, dijo al canal Bloomberg Anders Levermann, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático. Pensando en esto, y para el registro: según el director de Meteorología del portal Weather Underground, cuando Harvey se acercaba a Texas, las aguas del Golfo de México registraban un grado centígrado más de lo normal. ¿Aún Trump cree que el cambio climático no es responsable? ¿Ni teniendo como antecedente las catástrofes que se viven en su país?

Hace un par de días, cuando Irma acechaba la costa de Haití, uno de los países más pobres del mundo, el portal ouestfrance.fr reportó que haitianos localizados en las inmediaciones del río Mapuo no sabían del arribo del huracán, porque no cuentan con electricidad y no tienen manera de monitorear medios informativos. A esto se le suma que algunos de los habitantes de la isla viven en refugios que apenas logran cubrirlos de la lluvia. En San Marcos, la segunda ciudad más grande de esa isla, que apenas el año pasado sintió la fuerza del huracán Matthew, existen sólo tres ambulancias para la atención de emergencias. Tres ambulancias para más de 160 mil habitantes.

Las imágenes que hemos visto en las últimas semanas, no sólo de este lado del mundo han sucedido: al mismo tiempo en que Harvey arrasaba en Texas, en África y Asia se contaron más de mil 200 muertos por las inundaciones que provocaron las intensas lluvias, “atípicas”, como las llamamos ahora. Como en Haití, en donde más sufren es en las localidades con la infraestructura más endeble. Lo curioso de esto, lo irónico, es que mientras Donald Trump niega un fenómeno como el cambio climático, el resto de las naciones, como Haití, se comprometen en la medida que pueden, para combatirlo. Y mientras luchan contra eso, que provocamos los seres humanos, batallan también con la reconstrucción que llega después de la tragedia. Trump seguro piensa que hay que clavar un cuchillo en el pasto o bailarle a Tláloc, pero para que algún día deje de llover.

ADDENDUM. Hablando de huracanes, huracanes y huracanadas, ayer, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se encontraba en un evento contra la violencia de género y dijo con respecto a la llegada del huracán que amenaza las costas de Veracruz: “Katia, como buena mujer, viene firme, dura y con mucha agua...”. Éste ni siquiera llega a “chiste que se cuenta solo”.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: