Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 23 Noviembre 2017 | 

4

23

20

Secciones

Jueves 23 Noviembre 2017 | 

4

23

20

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

La autonomía y los funcionarios puros

Jorge Fernández Menéndez/
Analista | Sábado 09 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Más allá del destino político del procurador Cervantes y de su frustrada posibilidad de convertirse en fiscal general de la República, son muchos los puntos que deben analizarse aún para tener una visión más clara de lo que sucederá con la nueva fiscalía. Por una parte, como lo han señalado distintas organizaciones civiles, existe un debate sobre el diseño de la misma, un capítulo central porque de acuerdo con ello se definirá, más allá de quien la encabece, el verdadero margen de autonomía de sus ministerios públicos. Por la otra, está el perfil de quién pueda ser el nuevo fiscal.

No cabe duda de que necesitamos una fiscalía autónoma, pero también se debe analizar qué tipo de autonomía. Hay dos experiencias al respecto a los que hay que prestar atención: Brasil y Guatemala.

En el país sudamericano, estamos ante los que algunos especialistas designan ya como el gobierno de los jueces. Toda la clase política, de todos los partidos, está en los hechos bajo proceso. En algunos casos existen delitos evidentes, como ocurre con lo relacionado con el caso Odebrechet, pero también se está recurriendo a los procesos penales para ajustar cuentas políticas, con una Fiscalía con un enorme poder autónomo y con jueces que ya son calificados, de acuerdo con sus casos, partidarios de una corriente política u otra.

El juez que lleva el caso contra el expresidente Lula, es conocido por perseguir a los que fueron integrantes de su gobierno o del PT y con base en ello ha forjado su carrera. Otros jueces se especializan en enjuiciar a políticos de centro derecha. Cada uno lleva su agenda y los dos últimos presidentes, Lula y Dilma Rousseff, están procesados (Dilma fue destituida) y el Presidente actual, enemigo de ellos, Michel Temer, también tiene acusaciones en su contra, lo mismo que más de la mitad de los legisladores, la mayoría de los gobernadores y los líderes de todos los partidos políticos. Los que gobiernan, ponen y quitan mandatarios y legisladores son los jueces, con una fiscalía que tiene más poder que el Ejecutivo y el legislativo y que tiene enorme facilidad para iniciar procesos contra quienes detentan cargos de elección popular.

Sin duda, hay caso de corrupción, y muchos, pero ¿quién asegura que esa misma corrupción no se haya trasladado en medio de tal fagocitocis política a los mismos fiscales?

En Guatemala, se creó una Fiscalía autónoma que fue constituida y designada, para que no intervinieran los partidos, por la CIDH. Un Presidente y una vicepresidenta en funciones han terminado en la cárcel, lo mismo que muchos otros políticos de todos los partidos y hoy existe una nueva crisis porque el Presidente actual también podría ser destituido por esa misma Fiscalía que maneja el sistema de justicia y existe una lucha abierta entre ella y los poderes Ejecutivo y Legislativo. Las instituciones, cómo está ocurriendo en Brasil, están destrozadas.

Una pregunta que no es políticamente correcta, pero sí legítima: ¿cuál es el grado de autonomía que debe tener una Fiscalía o cualquiera de los organismos autónomos que hemos, con tanto ahínco, creado en todos los ámbitos por sobre las instituciones elegidas por el voto ciudadano? Debe existir un punto de equilibrio entre los organismos autónomos y el propio Estado y sus poderes constituidos, lo mismo que mecanismos de control mutuo porque de la misma forma que el poder político puede avasallar y corromperse también lo pueden hacer esos organismos autónomos cuyos integrantes no tienen que pasar por las urnas.

Eso nos lleva al otro punto: ¿cuál es el perfil de un fiscal realmente autónomo y autónomo de quién y de qué? No será Cervantes el nuevo fiscal. Muy bien. ¿Cuál será la propuesta para reemplazarlo? Para alcanzar ese nivel profesional, en un cargo que requiere experiencia política, no se puede encontrar a personajes puros, que no tengan preferencias políticas e ideológicas.

¿Cómo se elegirá entonces al nuevo fiscal? Se dirá que con base en las mayorías que se puedan lograr en las cámaras y con el acuerdo, o no, de algunos organismos ciudadanos (que también tienen agenda política propia). Está bien, pero después de lo sucedido, luego de que se rompieron no sólo acuerdos de palabra sino también legales (el pase automático no era una ocurrencia: era un transitorio votado por todos los partidos incluido nada más y nada menos que en la Constitución), ¿qué nombre podrá reunir en torno suyo una mayoría calificada? Más aún si lo que se pretende es otorgarle a esa fiscalía mayor autonomía de la que ya contemplan las leyes.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: