Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

19

34

22

Secciones

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

19

34

22

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Contradicciones migratorias

Juan Carlos Loera de la Rosa/
Empresario | Lunes 04 Septiembre 2017 | 00:01:00 hrs

Durante mi visita a La Habana, en Cuba, un comentario que me causó un fuerte impacto fue de uno de sus habitantes llamado Humberto;  chef de profesión, pero de oficio taxista, desde su punto de vista la terminación de la política migratoria de Estados Unidos en relación a la isla, “pies secos, pies mojados” tenía un carácter humanístico de gran valía. Una insólita paradoja de gran verdad.

Analicemos: Desde 1966 como parte de una estrategia política de sabotaje contra el recién instalado régimen socialista en Cuba, Estados Unidos otorgó un trato preferencial a los migrantes cubanos; todo aquel cubano que llegara a suelo estadounidense tendría el derecho de permanecer en dicho país y eventualmente legalizar su residencia, luego en 1996, Bill Clinton, determinó que todos aquellos cubanos detenidos en alta mar serían devueltos a su país, pero aquellos que lograran pisar la costa estadounidense serian beneficiados con su regularización migratoria.

Originalmente dichas estrategias fueron planteadas para ayudar a refugiados por cuestiones políticas, sin embargo, en los hechos, el factor económico como en todo fenómeno migratorio jugó un papel mucho más importante, a esto se le agregó la decisión de George Bush en 2006 de otorgar visas a todos los médicos cubanos que se acercaran a las embajadas estadounidenses en los países donde formasen parte de misiones médicas, un “robo de cerebros”, lo denunció Fidel Castro. 

El bloqueo comercial de Estados Unidos hacia Cuba, es indudablemente el factor más importante por el cual ésta ha sufrido estragos en su economía, asimismo esta política migratoria ha jugado un papel clave para incentivar la deserción y formación de grupos anticastristas desde el exterior, lo cual ha tenido poco eco dentro del país caribeño. Veamos: ¿Por qué para Humberto la decisión de Obama de terminar con el “beneficio” migratorio tendría un sentido humanitario? Al no garantizarse la estadía legal en Estados Unidos por tan solo pisar su territorio, perdía sentido arriesgar la vida en altamar, por ello muchos cubanos desistirían de semejante aventura reduciendo así la cantidad de ahogados en altamar. Razonable, pero... ¿Y el derecho a viajar y buscar una vida mejor? La respuesta radicaba en el propio Humberto; hace ya varios años, el gobierno cubano flexibilizó el otorgamiento de pasaportes, hoy se requiere únicamente (además de dinero), el visado del país por visitar. Por ejemplo, Humberto emigró legalmente a Argentina, donde trabajó un par de años sin lograr adaptarse al estilo de vida consumista donde derechos elementales como la salud, la educación y la vivienda son parte de las mercancías comercializadas a diario. “Si los norteamericanos quisieran ayudar a los cubanos a emigrar, simplemente les otorgarían las visas sin necesidad de arriesgar la vida”, fue su reflexión.

¿Y a qué viene todo esto? La necesidad que millones de mexicanos y centroamericanos han tenido de abandonar su lugar de origen ha sido un imperativo. Aunada a la pobreza se suman los niveles de inseguridad, ya no se habla solamente de migración, hay un fenómeno de desplazamiento humano en varias regiones de nuestros pueblos por una razón: salvar la vida.

¿Y a qué se enfrentan los migrantes? Hoy comparten el mismo drama de los balseros cubanos, el riesgo de perderlo todo, incluso la vida. Desde la aplicación del operativo “Hold theLine” en 1993, en el cual se reforzó la vigilancia de la Border Patrol en las principales ciudades fronterizas, las rutas de migrantes hacia Estados Unidos se movieron hacia lugares más peligrosos: el desierto y el Río Bravo donde se incrementa su corriente. 

Hoy en día, el uso de altas tecnologías, la militarización de la frontera y la política racista y xenófoba de Donald Trump, hacen cada vez más complicado y peligroso cruzar sin documentos la frontera. Paralelamente el crimen organizado ha ejercido un control férreo sobre los “coyotes” que trafican con seres humanos. El laberinto en el que se encuentran los migrantes, no termina, ni acabará nunca, a pesar de que el flujo hacia el norte es cada vez más peligroso y exageradamente caro.

El incremento en el número de fallecimientos al intentar cruzar el Río Bravo, las personas atrapadas en contenedores asfixiantes, los secuestrados por las mafias exigiendo el pago de rescate a familiares ya instalados en el norte, el abarrotamiento en centros de arresto de migrantes en Estados Unidos, indican claramente que ni el más alto de los muros evitará que la gente busque mejores horizontes, aun a costa de abandonar su familia y arriesgar la vida.

El propósito principal es que ninguna vida debe perderse en busca de la felicidad, lo contrario sería absurdo,

Un estado que brinde bienestar, otorgue educación a niños y jóvenes, que garantice empleos dignos, donde la atención al campo sea parte de una política nacional, derecho a la salud y la vivienda para todos; es lo que mantendrá a la gente en sus lugares de origen.  Por el contrario, la marginación y la inseguridad los alejará.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: