Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

20

07

14

Secciones

Viernes 22 Septiembre 2017 | 

20

07

14

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Entelequia democrática

Sergio Conde Varela/
Abogado | Sábado 15 Julio 2017 | 00:01:00 hrs

Impacta la palabra que titula este artículo. Sin embargo no debemos paniquearnos con ella los habitantes de estas tierras fronterizas.

El significado de este vocablo es su referencia a algo fantástico, ficticio; no solo eso, en nuestro estado, en Veracruz y en Quintana Roo, por la actuación de sus exgobernadores, no se considera lo democrático como algo ficticio sino que originó el suicidio de la atribulada democracia mexicana.

Tantas palabras de motivación y aliento que gastó el presidente Peña Nieto al referirse a estos funcionarios, hoy sujetos a procesos penales. Se pensó cuando las  pronunció que se anunciaba una nueva generación que haría renacer al tricolor, con la esperanza que sembrarían estos nuevos administradores públicos estatales en sus gobiernos para buena cosecha.

Sin embargo, el resultado fue un lamentable sueño guajiro. Por la falta profunda de inteligencia de no entender la exigencia que se les pedía. Confundieron el servicio público con su interés personal completamente alejado de las necesidades del pueblo. Pensaron quizás que el servicio público era una entelequia, una ficción democrática sin seriedad.

Los juarenses y mexicanos en general hemos pasado por situaciones difíciles, atemorizantes, que han transtornado nuestra vida social. Se ha sufrido una confusión por la acción de los grupos gobernantes que han olvidado lastimosamente lo que es servir a la sociedad y mandar sin ton ni son, desde los puestos menores hasta los elevados, utilizando solo el impacto publicitario y olvidándose que las figuras legales del referéndum y el plebiscito son recursos válidos para justificar los actos de gobierno. En otras palabras creyeron en la entelequia fantasiosa de satisfacer anhelos enfermizos del tener, tener y no entender que el poder es para servir y no para cometer tropelías.

En nuestro estado se exige al gobernador Corral que su gobierno no solo atienda la persecución de delitos cometidos por funcionarios contra el patrimonio del estado. Realmente a fondo, el pueblo, nada sabe a cuánto ascienden las cantidades faltantes. No se ha emitido un boletín gubernamental que las señale, salvo en algunos medios, sin precisar concretamente a cuánto ascienden las cantidades que desparecieron de las arcas oficiales. Con cifras fijas se ha manifestado que se requiere 25 mil millones de pesos para que la maquinaria estatal siga caminando sin detenerse.

Estamos viviendo las comunidades de Chihuahua, Veracruz y Quintana Roo una pesadilla estrujante sin ver en nuestro estado, El nuevo amanecer.

Frente a estos tres casos emblemáticos de lo que no debe ser la democracia, todavía hay voceros oficiales que no parece que se dan cuenta de estos hechos y mucho menos saben lo que Giovanni Sartori – uno de los mayores protagonistas del debate político cultural– define a la democracia como un sistema y régimen en el que el pueblo manda.

Nosotros los mexicanos no vivimos este régimen o sistema sino una entelequia, fantástica y ficticia.

En las conversaciones políticas se jura y perjura que el que manda es el que tiene. Muchos buscan fieramente el poder económico para mandar, aunque no sepan cómo debe funcionar el gobierno a favor de las mayorías. Eso ha sido el peor castigo que se nos ha impuesto a los mexicanos. Por eso el atraso,  la falta de lazos serios con la gente.

Hay solución  a la ficción a la que  hemos sido  proclives muchos y se deriva del pensamiento de  Aristóteles. Dice que la entelequia es una palabra que encierra una realidad para alcanzar una perfección. Si creemos que la democracia es una realidad y no una mentira, podemos luchar porque así sea; si pensamos que nosotros  debemos ser decisivos para levantar  una vida de realización real y no ficticia, la ciudad, el estado  la patria o la nación, debemos olvidarnos de la primera entelequia y será realidad la entelequia aristotélica de perfeccionar  la democracia con valor y decisión... Y no hay más.

condevarela81@hotmail.com


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: