Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

23

13

18

Secciones

Viernes 17 Noviembre 2017 | 

23

13

18

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando fuentes
Escritor | Viernes 12 Mayo 2017 | 00:01:00 hrs

Légida, hermosa chica, era dueña de un par de extremidades inferiores verdaderamente superiores. La conoció Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, y le dijo con tono salaz y admirativo: "¡Hermosas piernas! ¿A qué horas abren?". En la clase de Biblia el padre Arsilio le pidió a Facilda Lasestas, una de sus feligresas, que le dijera la diferencia que hay entre adulterio y fornicación. Respondió ella: "Yo he hecho las dos cosas, padre, y créame que no encuentro ninguna diferencia entre ellas". Me habría gustado conocer a don Simón Arocha, inolvidable y querido personaje del norte de mi natal Coahuila. Hombre de genio y extraordinario ingenio, tenía ocurrencias que dejaron memoria perdurable. Era dueño de un rancho al cual bautizó con sonoroso nombre: Piedras de Lumbre. La denominación era acertada. Jamás llovía ahí. Parecía que el tal rancho estuviese techado en toda su extensión. Reinaba en él calor de infierno. Las lagartijas, para refrescarse, se metían en los mofles de los camiones que pasaban. Pues bien: decía don Simón Arocha que el buen Dios, a pesar de su sabiduría omnisciente, había cometido cuatro errores sumamente graves. El primero era el que a él le dolía más. ¿Cómo era posible, preguntaba con enojo, que lloviera en el mar y no lloviera nunca en Piedras de Lumbre? El segundo error consistía en que el Señor nos colocó el chamorro en la parte de atrás de la pierna. ¡Qué yerro tan mayúsculo! Si nos lo hubiese puesto por delante nos habríamos evitado esos dolorosos golpes que a veces nos damos en las espinillas. Puesto atrás, hacía notar don Simón, el chamorro para lo único que sirve es para que nos muerdan los perros. El tercer error era igualmente grave. A los hombres, con los años, se nos caen los dientes. Y los dientes siempre sirven. Debería caérsenos otra cosa que en la vejez ya no la necesitamos. Y el cuarto error era que Diosito no nos puso un ojo en la punta del dedo índice de la mano derecha. ¡Cuán útil nos habría sido ese tercer ojo! En la misa, al echar la mano al bolsillo para sacar la moneda de la limosna, sacaríamos la moneda de 20 centavos en vez de sacar por equivocación la de un peso. Y en los desfiles, aunque llegáramos tarde, podríamos verlo todo desde atrás con solo levantar la mano. Yo también quisiera tener ese ojo extra. Si lo tuviera adelantaría el dedo y trataría de avizorar lo que sucederá el próximo año. La elección de Presidente de la República será crucial. Habrá por lo menos cuatro caminos, y no sabremos cuál de los cuatro será el mejor. De nuestro voto dependerá el rumbo que tomará la República. ¿Qué rumbo será ése? ¡Quién pudiera mirar el futuro con aquel tercer ojo cuya falta extrañaba don Simón Arocha!... Himenia Camafría, madura señorita soltera, siguió la tradición atribuida a las cotorronas y se compró un cotorro. Invitó a su amiguita Solicia Sinpitier, célibe como ella, a que lo conociera. Lo vio la visitante y dijo: "No es cotorro. Es cotorra". Le hizo saber la señorita Himenia: "El hombre que me lo vendió me dijo que es cotorro". "Es cotorra, te digo -insistió Solicia-. Los cotorros tienen el plumaje de color más vivo". "Estoy segura de que es cotorro" -iteró la señorita Camafría. "No -negó Solicia, imperativa-. Es cotorra". Y así diciendo se dio la media vuelta para dar por terminada la argumentación. En eso la llamó la señorita Himenia: "¡Solicia! ¡Tenía yo razón! ¡Es cotorro, no cotorra!". Preguntó la Sinpitier: "¿Cómo lo sabes?". Explicó la señorita Camafría: "Porque lo oí decir: 'Este par de viejas ya me tienen hasta los cojones'". FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: