Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 20 Noviembre 2017 | 

15

50

41

Secciones

Lunes 20 Noviembre 2017 | 

15

50

41

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

A las madres en su día

Javier Cuéllar
Abogado | Miércoles 10 Mayo 2017 | 00:01:00 hrs

Muchas veces al escuchar expresiones vulgares sobre las mujeres –que extrañamente son muy frecuentes– me sorprende la infinidad de personas que se dirigen de una manera un tanto airada y con desprecio al valor de la mujer en nuestra sociedad.

Esa opinión cambia cuando se les escucha hablar sobre su madre, que, desde luego es también fémina. Esto me sucede sobre todo por estas fechas cuando se celebra socialmente el día de nuestras madres. He visto escenas patéticas y hasta contradictorias porque el 10 de mayo alcanza un significado especial.

Por eso quiero traer a colación los hermosos conceptos vertidos a la madre por el eminente teólogo y obispo chileno monseñor Ramón Ángel Jara, que nos legó toda una joya de expresión y sentimiento impregnada del más hondo cariño y hasta con un dejo de arrepentimiento que desgraciadamente comparto; llegó a mis manos recientemente, espero que lo disfruten tanto como yo. He aquí el ocurso:

“Hay una mujer…

…que tiene algo de Dios por la inmensidad de su amor, y mucho de ángel por la incansable solicitud de sus cuidados.

Una mujer que siendo joven, tiene la reflexión de una anciana y en la vejez trabaja con el vigor de la juventud.

Una mujer, que si es ignorante, descubre con más acierto los secretos de la vida que un sabio, y si es instruida, se acomoda a la simplicidad de los niños.

Una mujer, que siendo pobre se satisface con los que ama, y siendo rica, daría con gusto sus tesoros por no sufrir en su corazón la herida de la ingratitud.

Una mujer que siendo vigorosa, se estremece con el llanto de un niño, y siendo débil se reviste a veces con la bravura de un león.

Una mujer que mientras vive no la sabemos estimar, porque a su lado todos los dolores se olvidan, pero después de muerta daríamos todo lo que poseemos por mirarla de nuevo un solo instante, por recibir de ella un solo abrazo, por escuchar un solo acento de sus labios.

De esa mujer no me pidas el nombre, si no quieres que empape en lágrimas el pañuelo... esa mujer yo la vi por el camino. ¡Es mi madre!

De esa mujer no me exijáis el nombre si no queréis que empape con lágrimas vuestro álbum, porque ya la vi pasar en mi camino.

Cuando crezcan vuestros hijos leedles esta página y ellos, cubriendo de besos vuestra frente os dirán que un humilde viajero ha dejado aquí, para ti y para ellos, un boceto del retrato de su madre”.

De muchas maneras todos hemos visto a esta admirable mujer en nuestras existencias y muchos tienen la dicha de conservarla aún con vida; sin embargo, son pocos los que apreciamos en lo que realmente vale su presencia y su influencia en nuestras vidas y en nuestro destino. Regularmente ha estado tanto tiempo a nuestro lado acompañándonos, cuidándonos, sosteniéndonos, protegiéndonos y guiándonos, que su existencia nos parece un tanto cuanto natural hasta que la muerte cruel nos la arrebata y entonces un océano de lágrimas nos resulta insuficiente para llorar su partida.

Muchos tienen la dicha de conservar a sus madres. Es preciso que reflexionemos sobre su existencia para entregarles en un homenaje diario y constante, el mejor regalo que un alumno bien nacido puede darle a estas brillantes maestras de la vida: la imitación y el acatamiento para parecernos un poco al ideal de hombres y mujeres de provecho que ella se forjó en su mente y en su corazón cuando sin regateos cuidó de nuestra vida.

Por ahora sólo puedo hacer una cosa: desearles a todas las madres del planeta un feliz día de la madre y que sus hijos sean, sin ambages, los hombres y mujeres que ellas desearon formar y que con tanto amor le pidieron al Altísimo. ¡Que Dios las bendiga hoy y siempre!



[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: