Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 21 Septiembre 2017 | 

17

04

52

Secciones

Jueves 21 Septiembre 2017 | 

17

04

52

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

¿De qué Estado hablo?

Sixto Duarte/
Analista | Martes 09 Mayo 2017 | 00:01:00 hrs

El mandatario de este Estado ya había intentado anteriormente llegar al poder. No lo consiguió su primera vez. En cambio, en su segundo intento, logró alcanzar la más alta magistratura. Durante su campaña hizo muchas promesas, en gran medida obligado por las circunstancias políticas, ya que le preguntaban sobre ciertas necesidades que existían en el Estado que pretendía gobernar. Al llegar al poder, sus allegados fueron desconociendo la mayoría de las promesas con las cuales accedieron al poder.

En campaña se dijo muy respetuoso de los medios de comunicación, pero llegando al poder marginó a los medios de comunicación ya establecidos, los acusó de ‘chayoteros’, y creó su propio medio de comunicación (pagado obviamente con recursos públicos) para así poder difundir “su verdad”.

Durante su mandato, hubo medios de comunicación que tuvieron que cerrar, pues no se podía garantizar la libertad necesaria para el ejercicio del periodismo. Se integraron, por parte de miembros de su gobierno, “listas negras” de determinados medios informativos, en las cuales se clasificaban algunos medios de comunicación y periodistas como “de peligro”.

En su travesía hacia el poder, habló de un gran cambio en la forma de gobernar, pues los que lo habían hecho anteriormente, lo habían hecho todo mal según su decir. Sin embargo, al llegar al poder, incurrió en los mismos vicios y en las mismas prácticas que criticó de sus antecesores.  Señaló a los Estados Unidos y su política exterior, convocando a marchas y “vallas humanas” en respuesta a ciertas determinaciones que el gobierno norteamericano adoptó.

Circulan algunas fotografías de este mandatario con Fidel Castro, a pesar de que en momentos políticos criticó dicho régimen. El gobernante del que hablamos dice ser de izquierda y austero, pero le gustan los lujos y viajar en aviones privados. Es muy conocida su afición por su deporte favorito, pues los medios de comunicación lo han difundido. Le gusta practicarlo en entornos tropicales, junto con gobernantes de otros Estados.

Desde que llegó al poder, los niveles de inseguridad se han incrementado en su lugar. Las ciudades que gobierna han entrado a la lista de las urbes más violentas del mundo. Desde luego que no reconoce esta situación, y culpa incesantemente a enemigos imaginarios que él mismo ha creado, para descargar en ellos la responsabilidad que él asumió al tomar el poder. Ha intervenido en los precios del combustible en el país, y ha hecho pronunciamientos al respecto.

Este gobernante, que se dice demócrata, no busca un equilibrio de poderes (según Montesquieu), sino que busca la supeditación de los mismos a su arbitrio. Ha usurpado la función que le compete al Poder Judicial, pues ha presionado magistrados y jueces para que adopten resoluciones a favor de su agenda. La judicatura se convirtió en un departamento más de su gobierno. Lo mismo ha hecho con los órganos constitucionales autónomos, incluido desde luego, el órgano electoral. Ha peleado con el legislativo, e intenta supeditarlo. El legislativo ha emitido decretos, mismos que el gobernante ha ignorado, y ha utilizado la procuración de justicia para hacer desistir de sus pretensiones a quienes han querido hacer valer los mandatos de la asamblea legislativa. También ha querido doblegar alcaldes.

Es clara su fobia respecto de sus adversarios políticos. Ha utilizado la procuración de justicia como un ariete político, encerrando a representantes de la corriente política que más le causa repulsión. Esto lo ha logrado porque controla la procuración de justicia e invade la esfera de competencia de los jueces. Disfraza, desde luego, esta persecución política como un acto genuino de combate a la corrupción y a la impunidad, a pesar de que su Estado es un paraíso para los criminales, y que, como decíamos, la violencia parece no tener fin.

Tiene muchos defensores, quienes resultan ser funcionarios de su gobierno. Ante cualquier exigencia de resultados, acusan a los antecesores, sin asumir responsabilidad por los actos de su gobierno. Además, se ha mostrado en público con su mascota, viajando con ella y llevándola a actos públicos.

Ahora, estimado lector: ¿De qué Estado cree que estoy hablando? Pues evidentemente del Estado venezolano, y de quien fue su presidente, Hugo Chávez. ¿O de quién creían que estaba hablando? ¿Acaso ven alguna coincidencia con alguno de nuestros gobernantes?

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: