Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 20 Julio 2017 | 

22

48

09

Secciones

Jueves 20 Julio 2017 | 

22

48

09

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

¿Tres pies al gato?

Carlos Irigoyen | Viernes 21 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

¿Cómo quisiéramos
 ver a Ciudad Juárez
en un futuro? ¿Qué 
clase de lugar queremos construir? ¿Qué sentido le queremos dar a nuestra comunidad en el concierto global? Necesitamos impulsar una mentalidad que nos lleve no sólo a desear ser prósperos, merecemos gestar y administrar una urbe donde seamos reconocidos a nivel mundial por características muy precisas, positivas e innovadoras y que no enfaticen sólo la turbulencia social, política y económica; requerimos de una astucia de liderazgo muy desarrollada, así como de la vitalidad cívica.

La ciudad del futuro pasa por tres áreas muy importantes, la infraestructura como marco del desarrollo, un sano contexto social con un profundo sentido humano y una visión estratégica que no sea cortoplacista.

El empresario habla del desarrollo social como la humanización y la educación de la comunidad, el político lo ve como una mejor calidad de vida; el académico se refiere al desarrollo cultural y a la educación y la ciudadanía pide la humanización de la sociedad que le traduzca el resultado en tener una mejor calidad de vida.

La visión estratégica agrupa a los cuatro actores en torno a desarrollar procesos de planeación, hechos con técnica, moldeados y acuñados por un razonamiento claro y contundente, sin aderezos ni suposiciones de compadrazgos o apadrinamientos inexplicables, cobijados en la cobardía de la corrupción.

La infraestructura y sus deficiencias se cuentan por sí mismas. La ciudad del futuro tiene varias medicinas, entender y prepararnos para ser competitivos mundialmente, un dinámico y diversificado desarrollo económico, la humanización de la sociedad, un sistema educativo de alto nivel, una nueva imagen, gobiernos de alto desempeño, desarrollar un mejor nivel de vida, utilizar la planeación estratégica en su más estricto sentido a la administración pública así como el desarrollo y consolidación de la infraestructura necesaria para la localidad.

La ONU en su estudio el Índice Básico de las Ciudades Prósperas, dedica un capítulo a Juárez analizando 6 indicadores. De acuerdo a sus calificaciones “panzamos” (termino estudiantil que se refiere a que se pasó de panzazo) en tres, reprobamos en una y en dos arrastramos la cobija. Lo mejor, la inclusión social; la sociedad es diferente, su naturaleza migrante le da un matiz de adaptabilidad muy importante. Los otras dos que se señalan como pasables son la calidad de vida y la productividad.


La “decentemente” reprobada es la infraestructura; pero las categorías imperdonables por su baja calificación son la sustentabilidad, la gobernanza y legislación urbana; “por su bajo desempeño en la escala de prosperidad, es necesario que Juárez priorice las políticas para las dimensiones de: gobernanza y legislación urbana y sostenibilidad ambiental”. Página 22 del apartado de Juárez. Nos dan una calificación en general de moderadamente débil. Dice el estudio, que para aspirar a tener prosperidad como ciudad hay que enfocar sobre el factor de la densidad urbana, acceso a internet, transporte masivo, áreas verdes per cápita, un plan de tráfico sustentable y escalonado, uso de energías renovables, la participación ciudadana en elecciones, la deuda y la expansión urbana.

En un intento por analizar a nuestra localidad desde una perspectiva académica los resultados son similares, utilizando un modelo denominado el Hexágono de Anholt, las seis caras arrojan condiciones difíciles para 4 de las 6 características. De nivel medio hacia abajo, el potencial de la plaza, estancadas la familiaridad y el reconocimiento de las virtudes y ventajas del lugar. En condiciones críticas la situación física de la ciudad y las cualidades básicas para la calidad de vida en el lugar. Los dos rubros en los que se comienza a percibir una mejora son la dinámica de la población así como la disponibilidad y apertura de la sociedad, los juarenses somos personas resilientes y decididas a dar el extra, no basta el ánimo y el arrojo para transformar a la sociedad, se requiere el conocimiento.

Hay muchas maneras de justificar un proyecto, pero solamente hay una vía de convencimiento y son los números, tan sencillo que es demostrar el costo-beneficio, pero el oropel de la apariencia sigue siendo irresistible.

Los números son fríos, no endulzan el oído, son contundentes y es que contra ellos no hay argumentos. Entre más digeribles sean los números de los proyectos, menor la indigestión en la percepción pública respecto a su utilidad se tendrá. Por naturaleza, al gato tiene cuatro patas pero el surrealismo sigue queriendo pintarlo con tres, ¿hasta cuándo seguiremos con la misma cantaleta?.

[email protected]


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: