Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

52

53

Secciones

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

52

53

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Odebrecht, también en Veracruz

Jorge Fernández Menéndez | Viernes 21 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México— En la larga entrevista que mantuvimos con Miguel Ángel Yunes en Todo Personal, el martes y miércoles pasados, el gobernador de Veracruz habla de cifras millonarias malversadas durante el gobierno de Javier Duarte, que superan los 60 mil millones de pesos.

Obviamente no todo ese dinero, para decirlo gráficamente, terminó en los bolsillos del gobernador, pero muchas de esas sumas se manejaron irregularmente o sirvieron para hacer negocios de todo tipo, desde la compra de medicinas a punto de caducar hasta la no aplicación para ese fin de casi el 93 por ciento de los recursos federales destinados a la seguridad.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que encabeza María Amparo Casar, acaba de dar a conocer una investigación de los reporteros Raúl Olmos y Daniel Lizárraga que exhibe los negocios realizados en Veracruz con la empresa brasileña Odebrecht, para agenciarse distintas obras públicas.

En México, según la información existente, Odebrecht pagó 10 millones de dólares en sobornos. Según la investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, Eduardo de Melo Pinto, involucrado en el pago de sobornos por tres millones de dólares a un político brasileño, es fundador, director y apoderado en tres empresas en Xalapa, que se asociaron desde 2013 con el gobierno de Duarte para generar energía eléctrica.

Dice la investigación que Duarte jugó un papel clave para que se concesionara por 30 años el servicio de agua de Veracruz a una filial de Odebrecht, cuyo actual director, Javier Chuman Rojas, también está acusado de lavado de dinero en obras ejecutadas en Angola.

Dos proyectos durante la administración Duarte quedaron en manos de asociados de Odebrecht: el sistema de agua potable del puerto de Veracruz, que le otorgó durante 30 años el servicio para los municipios de Veracruz, Boca del Río y Medellín, y un proyecto de generación de energía eléctrica, en la que su gobierno aportaría 355 millones de pesos en alianza con Odebrecht.

En esas operaciones, dice la investigación basada en documentos oficiales del caso que se sigue en Brasil, los socios de Duarte fueron Javier Chuman Rojas y Eduardo de Melo Pinto, quienes están procesados en el sumario de Lava Jato. Allí aparecen las acusaciones contra Chuman Rojas, actual directivo del Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (MAS) de Veracruz, y De Melo Pinto, fundador y consejero de las tres empresas que Odebrecht creó en Xalapa en 2013 para aliarse con el entonces gobernador Duarte, según la investigación. El caso está en manos del procurador Raúl Cervantes.

En febrero pasado, contábamos aquí que conocí a Marcelo Odebrecht, el más importante empresario brasileño durante el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, en una de esas magníficas reuniones que organizaba un grupo de empresarios latinoamericanos, entre ellos en forma destacada Carlos Slim, llamada de padres e hijos.

Los empresarios y sus descendientes, algunos muy jóvenes, otros ya con grandes responsabilidades en sus empresas, se juntaban regularmente en algún país de la región durante dos o tres días, había conferencias, encuentros, comidas y música. Me invitaron a ir a Brasil como conferenciante sobre seguridad hace unos seis años, apenas comenzaba el gobierno de Dilma Rousseff, pero la figura del encuentro fue, sin duda, Lula.

En la apertura, Odebrecht (el encuentro se realizaba en una isla del noreste que entendí era de su propiedad) lanzó un discurso que me llamó profundamente la atención: presumió el momento que vivía Brasil, el auge de sus empresas y obras, cantó loas al gobierno de Lula, pero lo que más destacó fue que, gracias a ese crecimiento, lograría lo que más deseaba: en uno o dos años, dijo, sería más rico que Carlos Slim.

Odebrecht nunca lo logró: tres años después terminó en la cárcel, aunque aceptó, para reducir la condena, pagar una multa global de tres mil 500 millones de dólares, impuesta por Estados Unidos y Suiza (dos mil 600 millones de dólares impuso esta semana Estados Unidos, falta lo de Suiza y lo de Brasil), y se convirtió en testigo colaborador: él y sus principales funcionarios delataron toda la red de sobornos en la región.

En México, lo documentado por la confesión de Odebrecht es un soborno de diez millones de dólares pagados a funcionarios gubernamentales. Todavía existe secreto de sumario, pero muy pronto se sabrá quién o quiénes fueron los beneficiarios. Es el caso de corrupción más amplio y documentado de la historia de la región. Ahora sabemos que el gobierno de Duarte tampoco estuvo ajeno a él.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: