Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 27 Abril 2017 | 

14

47

12

Secciones

Jueves 27 Abril 2017 | 

14

47

12

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando fuentes
Escritor | Martes 18 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Don Asunción era un ranchero acomodado. Pequeño propietario -así se decía en el burocrático léxico de entonces-, vecino del Potrero de Ábrego, tenía tierras heredadas y otras que se allegó con sus caudales. Quiero decir con su dinero. Conservador, como todos los hombres que poseen tierra, cuidaba con esmero sus haberes, sin llegar a la avaricia, y éstos iban creciendo igual que sus espigas, igual que sus rebaños. Católico devoto era don Chon. Sus únicos viajes eran a Saltillo cada mes, para cumplir la devoción de los primeros viernes en el templo de San Juan Nepomuceno. Nueve días de vacaciones se tomaba al año en su quehacer del campo, y eran para venir a rezar el novenario del Señor de la Capilla. Se hospedaba entonces con su esposa, doña Chagua, en el Hotel Jardín, frente a la plaza llamada del Mercado, o de Acuña, porque ahí está la efigie marmórea del poeta. En realidad ese lugar se llama Plaza de los Hombres Ilustres, pero nadie recuerda ahora ese nombre, y quienes se lo pusieron no son ya de este mundo. En dicho hotel se aposentaban don Asunción y doña Chagua, y de su cuarto no salían sino para oír misa temprana en la Capilla, hacer algunas visitas de cumplido a familiares y viejos conocidos, o bien comprar cosas que necesitaban ellos o los muchachos. El viaje culminaba el 6 de agosto, en la gran fiesta del Señor, con su acompañamiento de verbena popular. "Los muchachos" eran los hijos de don Asunción y doña Chagua. Mocetones fornidos, criados en los trabajos del campo o del corral, eran vivo retrato de su padre. En todo lo seguían, menos en eso de la devoción, pues ellos -a fuer de jóvenes- sentían otros afanes más mundanos. Uno de ellos, el mayor, vino a la ciudad, e incitado por amigos suyos de más mundo y saber fue cierta noche a un lupanar o mancebía. Congal, para decirlo con mayor sinceridad. A esa visita siguieron otras, pues el mancebo se había prendado a primer ojo de una de las mujeres que ahí desempeñaban su antigua profesión. Seducido por los dengues y ringorrangos de la daifa cayó en sus manos, que no es lo mismo que caer en sus brazos. Ya no vivía sino por ella. Para ella eran todos sus pensamientos; por ella nada más latía su corazón, respiraban el aire sus pulmones y cumplían su natural función todas las otras partes de su cuerpo. Tanto se enamoró el muchacho de aquella pelandusca que la separó. Quiero decir que la sacó del ruin sitio en que ejercía su corporal comercio y le puso casa. No muy buena, a decir verdad, porque de poco dinero disponía el enamorado, pero casa al fin. Andaba la mujer muy orgullosa: ya no era de la vida; ahora era señora. Don Asunción supo aquello, y supo también que la unión de su hijo con aquella mujer -cuyos antecedentes ignoraba- no estaba bendecida por la Santa Madre Iglesia. Así pues un día hizo viaje especial a la ciudad y se le apersonó a la perendeca, la cual se sobresaltó mucho al ver al padre de su amante, y más porque el muchacho no se hallaba en casa. Lo invitó a pasar, pero don Asunción no quiso hacerlo: sus rígidos principios religiosos y morales le impedían pisar el suelo de una casa en donde sucedían cosas de fornicación que él no podía convalidar. Ahí, de pie frente a la puerta, le dijo a la mujer: "Señora: es menester que a la brevedad posible se case usté con mi hijo. Viven los dos en amasiato, y eso va lo mismo contra las leyes del Gobierno que contra la ley -superior- de nuestra Santa Madre Iglesia. Como padre les prohíbo que hagan vida marital hasta que se matrimonien y vivan como Dios manda". "Señor -respondió la mujer al mismo tiempo apenada y complacida-, yo estoy puesta". "Pos eso precisamente vine a solicitarle -replicó, enérgico, don Asunción-. ¡Que ya no se ponga!". FIN. 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: