Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

45

32

Secciones

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

45

32

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Lunes 17 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

“Soy prostituta”. Así le dijo Matu Ranga al juez que le preguntó a qué se dedicaba. Inquirió el juzgador: “¿Hay en su familia otras prostitutas?”. “Ninguna -respondió ella-. Mi mamá es ama de casa, mi tía es maestra, y mi hermana profesó de monja en el convento de la Reverberación”. “Me asombra escuchar eso -declaró el juez-. ¿Por qué entonces usted resultó prostituta?”. “No lo sé -contestó Matu, pensativa-. Supongo que lo debo a mi buena suerte”. Pitoncio iba en el autobús, repegado a una linda chica. Ella le dijo con enojo: “¡Retírese!”. “Perdone, señorita -se apenó él-. Lo que sintió usted es un rollo de billetes. Es que me pagaron mi sueldo en efectivo”. “Sí -replicó la muchacha, molesta-. Sentí cuando se lo aumentaron”. Don Peloncio y don Calvino, maduros caballeros, se afligían por la incipiente calvicie que mostraban. Uno a otro se preguntaban cuál sería el mejor modo de evitar la caída del cabello: esta loción maravillosa; aquel producto naturista; cierto elixir de novísima invención. Comentó don Peloncio: “He oído decir que untándote en el cuero cabelludo huevecillos de abejorro ya no pierdes pelo”. “De buen grado me los untaría -declaró don Calvinio-, pero no puedo menos que pensar en lo que les dolerá a los pobres animalitos”. Leovigildo llegó a visitar a su novia Loretina y la encontró llorosa. La tomó en sus brazos y empezó a hacerla objeto de tiernas caricias que poco a poco fueron aumentando en calor, pasión e intensidad. Le preguntó respirando agitadamente: “¿Bastarán estas demostraciones, cielo mío, para secar el llanto de tus ojos?”. “No es llanto -respondió igualmente excitada la muchacha-. Es catarro. ¡Pero tú síguele con el tratamiento!”. Don Valetu di Nario se quejó, doliente, en la reunión de parejas. Empezó a comparar las galas de su juventud con los quebrantos que ahora padecía. “Cuando era joven -dijo- todas las partes de mi cuerpo eran suaves y blandas”. “Todas, menos una” -comentó con picardía doña Pasita, su esposa. “En cambio ahora -siguió diciendo don Valetu-, todas las partes de mi cuerpo son rígidas y duras”. “Todas, menos una” -volvió a acotar doña Pasita ... En el estado de México los tres partidos principales se disputan algo más que el triunfo en la elección local. Dígase lo que se diga está en juego también la madre de todas las elecciones: la del 2018; la presidencial. El partido que gane -PAN, PRI o Morena- verá considerablemente aumentadas las posibilidades que tiene de llevarse la victoria en esa máxima contienda. Hoy por hoy ninguno es seguro seguidor. Las encuestas muestran lo que se llama un empate técnico -yo diría más bien rudo- entre Josefina Vázquez Mota, Alfredo del Mazo y la dupla Delfina Ortega-López Obrador. Esperemos a ver de qué color pinta el azul, el rojo o el moreno. Usurino Matatías, hombre avaro, ruin y cicatero, tenía un hijo en edad de merecer y con un buen trabajo. Una noche el joven le dijo a su padre: “Oiga, ‘apá: me quiero casar”. “¿Cómo que se quiere casar m’ijo?” -se inquietó el cutre, pues su manutención dependía del muchacho. “Ya tengo 30 años” -argumentó tímidamente éste. Don Usurino se rascó la cabeza. “Muy pronto pasa el tiempo -dijo-. Y ¿ya gana m’ijo pa’ mantener su casa?”. “Hace años mantengo ésta” -replicó el joven con miedo de ofender a su haragán progenitor-. “Ah qué caray -se confundió el avaro-. Y yo ¿qué puedo hacer por m’ijo?”.  Dijo el muchacho, nervioso: “Necesito que me facilite algo del dinero que le he dado a guardar”.  Don Usurino se revolvió: “Y ¿pa’ qué quiere m’ijo ese dinero?”. Respondió el chico: “Pa’ los anillos de la novia”. “-¿Anillos? -bufó  el tal Matatías-. ¿Y pa’ qué diablos necesita anillos la novia? ¡Yo tengo 40 años casado con tu madre, y ni un cambio de aceite ha necesitado nunca!”. FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: