Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 29 Junio 2017 | 

3

05

38

Secciones

Jueves 29 Junio 2017 | 

3

05

38

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Estereotipos

Jesús Antonio Camarillo | Sábado 15 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Algunos expertos los consideran ya una auténtica enfermedad social. En realidad siempre estuvieron ahí, pero ahora se les identifica, estudia y explicita. Son los estereotipos, esas fotografías mentales con las que usualmente damos significado a diversos segmentos del mundo. Los hay de muchos tipos: positivos, negativos, descriptivos y prescriptivos, se suelen contar entre su exuberante listado; pero lo cierto es que algunos sí que traen consigo grandes lastres.

Lo hacen por varias razones. Una de ellas es que el estereotipo tiende a simplificar insulsamente la realidad. Siendo la vida tan compleja, éste llega y quiere meter a su cajón todo a la fuerza, por eso el estereotipo se opone a la pluralidad. Al etiquetar, marca un territorio de poder, en el que el diferente o es excluido o es simplemente invisible. Al mismo tiempo, suele echar el cimiento del edificio de las creencias compartidas, que al convertirse eventualmente en mayoritarías llegan a legitimar desigualdades sociales.

Los estereotipos están en todas partes, los vemos en ejemplos ligeros de la arena pública cotidiana, como aconteció en días recientes cuando un grupo religioso del Consejo Evangélico de Ciudad Juárez solicitó al alcalde Armando Cabada Alvídrez cancelar la presentación de “El Circo de las Pesadillas” porque supuestamente el espectáculo “atenta contra los principios morales y espirituales que rigen a la mayoría de los ciudadanos que anhelan la paz”. El estereotipo es claro, los evangélicos ni siquiera habían presenciado el espectáculo pero ya estaban “deliberando” en el seno del Cabildo sobre la presunta carga negativa y diabólica del circo.

Pero más allá de este ejemplo tan reciente y mediático, los estereotipos parecieran ser omnipresentes, aumentando su fuerza excluyente y perniciosa en decisiones legislativas y judiciales en las que su influjo llega a servir de apoyo para la justificación de determinadas conductas y omisiones de la autoridad.

Un campo propicio para el cultivo de estereotipos es también, por vía de ejemplo, la legislación familiar. Las normas del derecho de familia siguen tratando a todos los sujetos vinculados, todavía bajo la óptica de sendos cartabones que al momento de resolver disputas frecuentemente arrojan lamentables resultados.

Y en otros escenarios suceden cosas igual de reprochables. Expertos que aluden a la utilización de estereotipos en sede judicial y prejudicial, suelen aludir a la resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el caso del campo algodonero de Ciudad Juárez, como uno en el que un tribunal internacional identifica y reprocha a los órganos locales el que la utilización de estereotipos negativos determinó y condicionó sus omisiones cuando menos en dos de los casos.

En ellos, cuando las madres solicitaron la acción de la justicia, la respuesta fue burdamente estereotipada, afirmando la autoridad que las jóvenes habían actuado de forma promiscua. Aquí la Corte Interamericana hace énfasis en la denominación, identificación y trascendencia del uso de estereotipos de género como razones para que la Policía decidiera no investigar.

Son precisamente los estereotipos basados en cuestiones de género los que están implicados en temas que actualmente adquieren suma relevancia tanto en modelos generales y abstractos como los que atañen a la legislación, como en los relativos a casos concretos, en sede judicial, como lo es ya famoso caso de la sentencia de amparo concedido a uno de “Los Porkys”.

Lo importante es que nos percatemos que la demolición de los estereotipos no es cosa fácil. Y una cuestión prioritaria es hacernos conscientes de su presencia. Nombrarlos, identificarlos, explicitarlos. Conocer al enemigo, pues, y saber cuál es su juego. Luego educación y más educación. Pero una educación que no erija nuevos estereotipos, cuando menos no de los que excluyen y discriminan.

[email protected] 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: