Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 26 Septiembre 2017 | 

1

24

48

Secciones

Martes 26 Septiembre 2017 | 

1

24

48

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Campañas

Juan José Rodríguez Prats | Viernes 14 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México— En la época del PRI como partido hegemónico no se hacían campañas políticas ni se intentaba ganar el voto. Se realizaban recorridos triunfales, con la certeza de que quienes eran postulados por el partido oficial serían los seguros ganadores.

En actos interminables, los diversos sectores planteaban sus problemas, presentaban peticiones y propuestas. El candidato, a su vez, prometía respuestas y soluciones una vez asumido el cargo. Eran monólogos sin controversia que concluían siempre con la adhesión incondicional y la promesa del voto.

Vaya, ni siquiera implicaba un costo mayor, el cual era financiado por las arcas gubernamentales. Don Adolfo Ruiz Cortines incluso llegó a prohibir a los candidatos aceptar aportaciones personales, pues no correspondían a una actitud altruista, sino a una inversión que se recuperaría con creces.

Podríamos fijar 1988 como el año en que arrancó la competencia electoral. Las formas cambiaron, pero en el fondo prevaleció la misma primitiva cultura. La expresión de Carlos Castillo Peraza (el priista que todos llevamos dentro) representa algo más que el sello de unas siglas. Significa una rendición del ciudadano al poder, una vieja cultura de súbdito en la cual no se respeta la dignidad en una doble concepción: la del ciudadano que ejerce su voluntad sin recibir nada a cambio y la de quien es capaz de reflexionar y resistir a las manipulaciones.

Los órganos electorales son autónomos por disposición constitucional, pero partidizados en su conformación, distorsionando y entorpeciendo su desempeño. Paradójicamente, la palabra más utilizada como oferta política es la del cambio que, como dice mi amigo Rafael Cardona, es favorita de la grilla contemporánea. Pero nadie define en qué consiste el cambio, nadie precisa qué se debe cambiar o qué se debe conservar, ejercicio lógico y elemental para tomar decisiones.

En pocos períodos de nuestra historia ha habido debates de ideas y confrontación de propuestas. Esta selección es arbitraria y hay muchos más capítulos relevantes, pero siempre es bueno hacer un ejercicio de memoria.

El de la Reforma que inclusive provocó una guerra civil en razón del contenido de la Constitución de 1857.

Los 15 meses efímeros en que Madero estuvo en el poder.

Desde luego, ese destello luminoso, ese movimiento telúrico que sacudió a toda la nación: el vasconcelismo. A pesar de tantos libros escritos sobre ese episodio, continúa siendo una fuente inagotable de ideas, de actitudes, de ejemplos de valor y de un vigoroso intento para regenerar moralmente a la nación mexicana.

El ánimo surgido de nuestra transición se ha ido deteriorando paulatinamente. Hace unos días tuve la oportunidad de impartir una conferencia en Iguala, donde el clamor es por la seguridad. En Oaxaca, en un panel, todos coincidieron en la urgencia de evitar, mediante la aplicación de leyes, los bloqueos que tanto daño le han hecho al estado en todos los órdenes.

Hay una lección a desprender de las elecciones a efectuarse en fecha próxima: qué difícil es cambiar nuestra cultura política, nuestros usos y costumbres, nuestros hábitos e inercias, nuestros dogmas y creencias, nuestros intereses y visiones de corto plazo.

No veo una solución sencilla, pero sí tengo una certeza: la responsabilidad recae en todos los partidos políticos, con sus dirigentes y militantes, para hacer un esfuerzo con el fin de darle raciocinio, principios éticos y discurso político accesible a nuestra empobrecida democracia.



 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: