Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 29 Junio 2017 | 

3

01

46

Secciones

Jueves 29 Junio 2017 | 

3

01

46

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Viernes 14 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Por esta sola vez, y sin que el caso siente precedente, hoy no hablaré de política en esta columnejilla. Tampoco escribiré de cosas peores. Y es que de vez en cuando todos debemos dejar los caminos trillados e ir por veredas poco holladas -“the road less traveled”- que nos conduzcan a sitios dentro de nosotros mismos que raras veces tenemos ocasión de visitar. Eso es lo que este día me propongo hacer. Lo que mis cuatro lectores suelen leer aquí pertenece a la cotidianidad. Su autor se ocupa de temas que apenas si rozan la superficie de las cosas. Lo hace quizá para conjurar con una sonrisa vacilante los oscuros temores de la vida, que son los mismos que los hombres de todos los tiempos han sentido. Vivimos, no lo podemos olvidar, en este “valle de lágrimas” en el cual existen la muerte, el sufrimiento, el dolor, la soledad; males todos que son inherentes a la naturaleza humana y de los cuales no podemos escapar. Nadie debe preguntar si le caerá o no algún hachazo de eso que llaman el destino: pregunte sólo cuándo y cómo le caerá. Llegamos en estado de orfandad a este mundo; vacíos de todo; y aun si poseemos la mayor fortuna nuestra indigencia de lo esencial nos acompañará hasta el fin. Lo dijo Cervantes, español, y por tanto realista (lo mismo pudo decir un escritor francés, o italiano, o húngaro, o inglés, o mexicano, o chino): “Desnudo nací, desnudo me hallo; ni pierdo ni gano”. Los días cuaresmales, sobre todo el viernes llamado “santo”, eran en otro tiempo propicios a la reflexión. Y una que los cristianos siempre hacían era que el dolor del hombre, su soledad, sus sufrimientos y su muerte quedaron ennoblecidos cuando Dios se hizo Hombre y sufrió igual que los humanos; sintió su soledad, padeció sus dolores y murió su misma muerte. Sobre Dios hecho hombre cayeron también los hachazos del vivir. No es Cristo, por lo tanto, el dios del Olimpo o del Nirvana; no es el dios de un remoto paraíso. Es el Dios-Hombre atormentado, dolorido, solo y al final muerto. Muerto, pero después resucitado. En eso radica el centro más central de la fe de los cristianos. “Si no creemos que Cristo resucitó vana es nuestra fe”. Por eso lo que sucedió el viernes de Pasión, aunque decirlo parezca desmesura, es sólo un incidente. La muerte en la cruz, en la que algunos teólogos ponen toda su teología, no fue más que un episodio pasajero, la forma que Dios halló para asemejarse a los hombres en la muerte. En mi liturgia personal (que no sé si coincide con la de la Iglesia) la fiesta máxima  del año -junto con la de Navidad- es la de la Resurrección. Y lo es porque estoy convencido de que si Dios compartió con nosotros su muerte nosotros compartiremos con él su Resurrección. De ese convencimiento me brota una esperanza en medio del temor a los hachazos. Existen, es cierto, el dolor y la soledad, el sufrimiento y la muerte. Pero existen también la alegría, el amor y la felicidad. Existe, sobre todo, la vida, siempre resucitada. Y existimos nosotros, resucitados siempre aunque no sepamos cómo. En eso radica el gozo del cristiano; en eso reside su esperanza; en eso se finca su fe... Pensé decir todas esas cosas en este día que sólo es de muerte para poder luego ser de vida. Sintamos su tristeza, pues la tristeza es parte de la existencia humana, pero alegrémonos con la promesa que se cumplirá. Regresaré mañana a lo de cada día, a lo de todos los días: a contar cuentos, lo cual es también quehacer humano; a predicar gozosamente en el desierto (mucho me sorprendería que alguien me escuchara y me tomara en cuenta); a hacer malabarismos con palabras. Pero eso será mañana. Y -como decía don Mariano, mi padre- mañana será otro día. FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: