Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

43

56

Secciones

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

43

56

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Preocuparse o no preocuparse

Cecilia Ester Castañeda | Jueves 13 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Ansiedad generalizada, depresión, suicidios... A juzgar por los recientes reportes publicados en El Diario, la salud mental de los juarenses es un reflejo de la crisis colectiva de confianza.

No, no se preocupe tanto. En esto no somos precursores. Según datos periodísticos, a nivel estatal ha aumentado gradualmente el número de trastornos mentales a lo largo de los últimos años. En México “hay más deprimidos que diabéticos”, dijo a Notimex el director de Investigación del Instituto de Neurociencias, Investigación y Desarrollo Emocional, Edilberto Peña de León. Por su parte, de un tiempo acá en Estados Unidos ha crecido el estrés. ¿Las razones? El dinero, el trabajo, la economía —hasta aquí no hay nada nuevo—, el nuevo presidente, la política, la violencia y la incertidumbre sobre el futuro del país, a decir del informe emitido por el sitio de internet WalletHub.

En parte es cierto que las cifras más altas se relacionan con la mayor oferta de servicios dirigidos a la salud mental, como aseguran las autoridades. Asimismo, producto de campañas a diversos niveles, se ha registrado una naciente desestigmatización al respecto. Por lo menos ya más gente sabe que andar “nervioso”, deprimirse o no poder concentrarse alguna vez representa algo normal y no equivale a la locura de atar. Las lecciones están ahí: si alguien con tanto talento, éxito, fama y dinero como Robin Williams se suicida entonces cualquiera es susceptible a padecer trastornos mentales. Estar consciente de ello ya es un paso hacia delante. Y saber que son tratables también.

En Ciudad Juárez, en particular, según datos oficiales publicados en El Diario, la ansiedad generalizada encabeza la lista y está presentándose con mayor frecuencia en personas del sexo masculino, seguida por la depresión, la cual es más común entre las mujeres. Sin embargo otro parámetro brinda una idea inquietante sobre el grado al cual ha crecido la patología mental. De acuerdo con cifras del Programa de Salud Mental de la Secretaría de Salud proporcionadas a este medio, entre el 2013 y el 2016 en la ciudad se elevó de 42 a 318 —más de siete veces— la cantidad de personas que piensan en suicidarse o lo intentan.

Aun más, según expertos la población con mayor riesgo de quitarse la vida son los hombres mayores de 75 años que viven solos. Pero en nuestra ciudad, indica El Diario, el sector de suicidas potenciales que más ha crecido ha sido el de personas de 30 a 49 años —el rango de edad de mayores responsabilidades productivas y también el más asociado con la depresión— mientras que en algunas secundarias hasta 90 estudiantes han admitido tendencias suicidas en las cuatro semanas previas a recibir pláticas de concientización.

En cuanto a la depresión, Chihuahua ocupa el quinto lugar de incidencia nacional entre la población de 15 a 19 años y el noveno en la de 10 a 14 años,en base a datos de la Dirección General de Epidemiología.

Estamos viendo un fenómeno generalizado.

Más allá del debate en torno a las causas de los trastornos mentales, la situación actual puede poner nervioso a cualquiera. Bastante tenemos los mexicanos con las dudas y decepciones con nuestros propios gobernantes, la falta de empleos dignos, la escasez de ejemplos de éxito, la contaminación, la violencia al alza y el continuo bombardeo de spots partidistas machacando las frustraciones nacionales. Ahora al presidente del país vecino se le ocurre usarnos de chivo expiatorio y atacar regiones donde hay armas nucleares.

Lo importante es darse cuenta de los factores a nuestro alcance ante condiciones o sucesos potencialmente estresantes. Porque es posible aprender a responder de otra forma a los hechos, la tensión se puede controlar y existen técnicas y medidas probadas para fomentar —de manera individual o colectiva— una actitud mentalmente saludable ante cualquier circunstancia.

Es hora de difundirlas, de aprovecharlas.

Y mientras se implementan programas de salud mental suficientes para abordar los retos de la sociedad moderna, evitemos aislarnos. Es el primer paso si sentimos que la ansiedad está afectando nuestra salud, nuestra relación con los demás o nuestras actividades cotidianas.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: