Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Jueves 14 Diciembre 2017 | 

8

12

08

Secciones

Jueves 14 Diciembre 2017 | 

8

12

08

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Mayor corrupción

Sergio Sarmiento | Miércoles 12 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México— ¡Es la corrupción, estúpido! En un país que se muestra cada vez más decepcionado y escéptico, la corrupción se ha convertido en uno de los temas más dolorosos y más importantes para la política.

México siempre ha sufrido un serio problema de corrupción, pero hoy los casos de una serie de gobernadores acusados de corrupción han colocado el tema en el centro de la atención nacional.

La gran pregunta es si la corrupción ha aumentado o si simplemente se ha vuelto más visible. Si preguntamos a la gente, no tiene duda. La corrupción hoy no tiene comparación. Ahí están los casos de los exgobernadores Tomás Yarrington (quien, sin embargo, fue gobernador hace años, de 1999 a 2005), Javier Duarte, César Duarte, Roberto Borge y Guillermo Padrés.

El problema es que no hay mediciones de la corrupción. Ni el Inegi ni ninguna otra organización tiene estadísticas fiables sobre el tema. Quienes pagan o reciben dinero de la corrupción no reportan las transacciones. Los indicadores que tenemos son en buena medida de percepción de la corrupción, como es el caso de los índices comparativos internacionales de Transparencia Internacional, mientras que los que buscan registrar casos de corrupción sufridos directamente por la población, como el de Transparencia Mexicana, registran fundamentalmente los actos de pequeña corrupción, como los que se necesitan por ejemplo para obtener una tarjeta de circulación, pero no los que generan las grandes transacciones, que son las que tienen un mayor costo económico.

No sé si las acciones legales contra gobernadores abusivos significan que hoy hay más corrupción. Otra posible explicación es que los gobernadores siempre han sido corruptos, pero hoy por primera vez hay acciones en contra de algunos de ellos.

Los partidos políticos, y en especial el PRI, buscan deslindarse de los gobernadores acusados de corrupción. La verdad, sin embargo, es que no lo hicieron en su momento. Los corruptos se convierten en un lastre político cuando dejan el poder y son exhibidos públicamente, pero mientras están en el gobierno son aliados poderosos, convenientes y hasta generosos.

México tiene ya un Sistema Nacional Anticorrupción. No es la Comisión Anticorrupción que contemplaba Enrique Peña Nieto, y que durante su campaña preparaba Emilio Lozoya, quien al final dirigió Pemex; pero los especialistas en el tema me dicen que es una institución bastante bien diseñada. Falta el fiscal anticorrupción, que sería una pieza crucial, pero su nombramiento se ha atorado en medio de discusiones políticas.

Lo que es muy claro es que no podemos mantener un sistema en que se realicen auditorías y seguimientos meses o años después del ejercicio. La corrupción surge cuando hay exceso de regulaciones, pero también oportunidades para abusar. No es un problema cultural, como dice el presidente, sino de instituciones. En un sistema realmente abierto, en que las transacciones gubernamentales son absoluta e inmediatamente transparentes, se vuelve difícil encontrar oportunidades de corrupción. La oscuridad promueve la deshonestidad.

El tema, sin duda, será muy importante en las elecciones del 2018. La corrupción es uno de los factores centrales en el hartazgo de los mexicanos con los políticos. El reto para el nuevo Sistema Nacional no es sólo reducir la corrupción, sino cambiar la percepción de que la corrupción es un problema cultural al que tenemos que acostumbrarnos por el simple hecho de ser mexicanos.

Sobreventa

United Airlines tomó la decisión de sacar por la fuerza a un pasajero de un avión sobrevendido en Chicago. La regulación que permite a las aerolíneas sobrevender vuelos, por lo que pueden negar servicio a clientes que ya han pagado, es un abuso inaceptable.

Twitter: @SergioSarmiento


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: