Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

44

06

Secciones

Lunes 24 Abril 2017 | 

22

44

06

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes/
Escritor | Martes 11 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Soy un bendito de Dios, lo he dicho muchas veces. De rodillas debería estar siempre dándole gracias a ese buen Señor por todos los dones con que me ha revestido, uno de ellos, entre los más grandes, esta buena salud que me permite andar por todas partes, ya perorando, ya simplemente paseándome, como antes se decía. De mis viajes saco siempre provechosas enseñanzas. Los cinco sentidos se me llenan con las cosas de México. De esas cosas unas son para verse, para escucharse otras, para catarse aquéllas, para palparse algunas más. Y todavía hay muchas que pertenecen a ese olvidado sentido lopezvelardeano: el olfato. Otro regalo obtengo de mi caminar: puedo asomarme al ingenio mexicano, presente en todas las comarcas de este país hermoso que habitamos. Por poner un ejemplo, los tonaltecos, habitantes de Tonalá, en Chiapas, son hombres y mujeres de buenas ocurrencias. Hablar con uno -o con una- es igual que abrir una caja de hipérboles, desmesurados símiles y peregrinas fantasías. En mi último periplo chiapaneco -"periplo" es palabra pedantesca, pero sonora, y eso la salva- escuché una veraz historia que no resisto la tentación de narrar hoy. Hubo una boda en Tonalá. De esto hace varios años, quizá muchos. Me explicaron quienes compartieron conmigo ese relato que el banquete de bodas, y el consecuente baile, que se llama "la vuelta", no se llevaban a cabo sino hasta que el novio había comprobado fehacientemente la doncellez de la desposada. Una vez hecha tal comprobación el novio avisaba a su padre, a cuyo cargo corrían los gastos de la fiesta, que el convite y el baile podían celebrarse. Entonces salía el genitor y anunciaba: "Señoras y señores: ¡hay vuelta!". Todos aplaudían jubilosos, tanto porque eso significaba que la muchacha se había conservado virgen como porque iban a disfrutar del baile y la comida. Pues bien: en aquella boda que digo los asistentes aguardaban ansiosos tal anuncio. Apareció el padre del recién casado, subió a una silla y dijo cariacontecido: "De parte mía comunico a la envitación que no habrá vuelta, porque la novia pagó mal, y me remito a las órdenes de m' hijo, que fue el que me dio la precisión". Con asombro y enojo al mismo tiempo el padre de la novia fue hacia su hija, la tomó del brazo y la condujo a una habitación a fin de hablar con ella. Regresó al punto, subió a otra silla y proclamó: "De parte mía comunico a la envitación que sí debe haber vuelta. La novia no pagó mal; así me lo ha jurado, y yo le creo, porque es m'hija y nunca la enseñamos a decir mentira. Me remito a las órdenes del doctor Fulano, aquí presente, para que haga el examen que convenga a fin de que aparezca la verdad". Puesto en la precisión de intervenir, pues así se lo demandaban no solamente los padres de los recién casados, sino la concurrencia toda, el médico fue a donde estaba la muchacha. "Dime la verdad, hija -le pidió-, pues si no me la dices me va a dar mucha pena tener que examinarte. ¿Eres señorita o no?". "Señorita soy -dijo ella terminante- y requeteseñorita, y examine usté sin vergüenza lo que deba examinar". Hizo el correspondiente examen el galeno. En efecto: la muchacha decía la verdad. Su doncellez estaba intacta. "Entonces -preguntó el facultativo- ¿el que no te cumplió fue el novio?". "Sí cumplió -dijo ella-. Pero andaba muy tomado y...". Se inclinó sobre el médico y le dijo unas palabras al oído. Tras escuchar esa reservada declaración salió el doctor del aposento, subió a la silla y dijo a los expectantes asistentes: "Señoras y señores. De mi parte comunico a la envitación que sí habrá vuelta. La novia pagó bien. Lo que sucede es que el novio llegó beodo al compromiso y envainó mal". FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: