Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 21 Noviembre 2017 | 

15

51

09

Secciones

Martes 21 Noviembre 2017 | 

15

51

09

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Interpretar los misiles, de Siria a México

Jorge Fernández Menéndez/
Analista | Martes 11 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México.– Luego de 60 días de fracasos en casi todos los ámbitos, el jueves pasado el presidente Trump logró, lanzando misiles contra una base militar de Siria, su primera victoria política, mucho más que militar.

Los misiles sobre Siria dispararon mensajes simultáneos en diversos frentes y demostraron que, con la salida de Steve Bannon del Consejo Nacional de Seguridad, la línea básica de la nueva diplomacia en la Casa Blanca pasa por la conducción militar.

Los militares, los únicos realmente profesionales en el gabinete de Trump, han sacado progresivamente del poder en la Casa Blanca a los ideólogos improvisados de ultraderecha y han vuelto a colocar en el centro del poder a los intereses geopolíticos estratégicos de Estados Unidos.

El primer misil obviamente estuvo dirigido al régimen de Al Assad en Siria. La conjunción de distintos esfuerzos internacionales, incluyendo una abierta intervención rusa en favor del régimen sirio, han permitido reducir en forma notable las fuerzas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), pero entonces las fuerzas de Al Assad se han dirigido cada vez más contra los rebeldes que luchan contra su gobierno, un frente diferente al de la guerra con ISIS (que también es enemiga de los rebeldes). El ataque a un poblado rebelde con gas mostaza fue un acto criminal, un delito internacional y, también, una provocación.

La respuesta estadunidense les dio a entender al gobierno sirio (que había sido defendido muchas veces por Trump antes y después de la elección) que no tiene el respaldo de la Casa Blanca, al tiempo que envió otro mensaje a Rusia, de que los acuerdos de los que tanto se ha hablado pueden ser muy volátiles ante el choque con la realidad.

El segundo misil fue para Rusia. En un momento en que el gobierno de Trump está acosado, incluso judicialmente, por las acusaciones de una relación ilegítima con el régimen de Putin, cuando existen un pleno convencimiento de que el gobierno ruso intervino en las elecciones estadunidenses para apoyar a Trump, el misil del jueves en Siria le envió un mensaje a Rusia que resulta inocultable. Esa es la mano militar de la que hablábamos. El secretario de la

Defensa, James Mattis, y los otros altos cargos militares que participan activamente en la administración (con cargos que generalmente ocupan civiles) siempre han insistido en que Rusia no es un aliado de Estados Unidos, sino un adversario estratégico. Los intereses geopolíticos de largo plazo de Estados Unidos, que fueron vulnerados constantemente en las primeras semanas de la administración Trump, se impusieron en la decisión de atacar Siria y distanciarse de Rusia.

Otro misil fue para China. El ataque se dio mientras comenzaba la cena de Trump con el presidente chino Xi Jinping. En realidad no sabemos si el mandatario chino fue advertido con anterioridad, pero en un contexto en el cual muchas veces Trump ha hablado de una guerra comercial con China, donde ha puesto en duda el principio de una sola China, pero, sobre todo, de un enfrentamiento real con el régimen de Corea del Norte (cuyo único respaldo internacional es China), esos misiles en Siria fueron una advertencia de que si siguen las provocaciones y el programa nuclear en Corea del Norte, habrá una respuesta militar. La movilización de portaaviones hacia la zona es un mensaje claro en ese sentido.

Y si bien todo indica que en la compleja e interdependiente relación comercial entre China y Estados Unidos puede haber acuerdos que eviten la guerra comercial, si la nación asiática no logra atemperar los ánimos del régimen de Kim Jong Un, hacia allá se dirigirán los próximos ataques, antes de que Corea del Norte termine de completar su programa nuclear.

Aunque muy indirecto, en todo esto hay también un mensaje para México. Más allá de los agravios racistas y de las declaraciones destinadas a la propaganda interna contra los migrantes, México no está en el centro de las preocupaciones de la Casa Blanca, por lo menos, no como un rival estratégico. Por el contrario, Estados Unidos necesita cada vez más a México en el ámbito de la seguridad regional y también en el económico y comercial. Hay y habrá retórica antiinmigrante, pero el Tratado de Libre Comercio de América del Norte no desaparecerá, se adecuará, porque para mantener su competitividad global Estados Unidos necesita a México y Canadá; y el famoso muro cada vez más parece ser una simple mejora arquitectónica de la valla que ya existe en un tercio de la frontera. Tenía toda la razón Paul Krugman: es mucho más probable que Estados Unidos se lance a un conflicto militar con Corea del Norte a que rompa el Tratado de Libre Comercio. Y los misiles sobre Siria, con todas sus repercusiones parecen confirmarlo.

Un último punto, marginal pero relevante. Los misiles en Siria y las amenazas a Corea del Norte son una advertencia, también, para el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela que participa con pleno derecho en esa lista del nuevo Imperio del Mal, como lo llamaría Ronald Reagan.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: