Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 24 Junio 2017 | 

13

00

02

Secciones

Sábado 24 Junio 2017 | 

13

00

02

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Lunes 20 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

“Están violando derechos” -le comentó a Babalucas el amigo que leía el periódico. “Me vale -replicó displicente el badulaque-. Yo soy zurdo”... Don Astasio llegó a su domicilio después de su jornada de 8 horas de trabajo como tenedor de libros. Colgó en la percha su saco, su sombrero y la bufanda que usaba incluso en los días de calor canicular y se encaminó a la alcoba a fin de reposar un momento su fatiga antes de la cena. Lo que vio ahí le impidió gozar ese descanso: su esposa estaba en el lecho conyugal en ilícito fruir con un joven balarrasa en quien el mitrado marido reconoció al repartidor de pizzas. Fue don Astasio al chifonier donde guardaba una libreta en la cual solía anotar inris para nocir a su mujer en tales ocasiones. Volvió a la alcoba y le espetó a la pecatriz estos sonoros calificativos: “¡Bagasa, calvadora, pisca, mancellosa, lumia, ganforra, pirausta, carcavera!”. Todos esos términos son sinónimos de prostituta. Sin suspender la actividad que en ese momento la ocupaba contestó la señora: “Ignoro el significado de esas palabrejas, pero imagino que son malas. Es de pésima educación, Astasio, decir maldiciones en presencia de un visitante. Anda, ve a entretenerte con tu colección de sellos de correo, y cuando acabe yo de atender a este joven te daré de cenar. Hay pizza de salami”... Algunos pensarán que en el futuro, cuando escuche la canción “New York, New York”, López Obrador sentirá un repeluzno que le bajará por la región dorsal desde la nuca hasta el lugar en que la espalda pierde su decoroso nombre. Y es que al oír las notas de esa conocida pieza, éxito de Frank Sinatra, AMLO recordará por fuerza el episodio del hombre al que en Nueva York llamó “provocador”, y que al final resultó ser padre de uno de los desaparecidos de Ayotzinapa. Yo, por mi parte, exhorto al tabasqueño a no sentir tal calosfrío. Porque sucede que se puede ser al mismo tiempo padre de uno de los desaparecidos de Ayotzinapa y provocador. Preguntémonos sin vendas en los ojos: ¿cómo pudo el hombre que interpeló a López Obrador viajar hasta New York, New York? Seguramente lo hizo en jet, y no en burrito. ¿Quién le pagó el pasaje? ¿Quién le dio para los ham and eggs? ¿Quién se hizo cargo de la cuenta del hotel donde pasó la noche el tal señor, que de seguro no durmió en una banca de Central Park, con el cabrón frío que hacía? Se supone que esa persona es pobre. Pero nomás los que hacen de la pobreza una mercadería piensan que todos los pobres -pobrecitos- son buenos, especie de salvajes inocentes incapaces de maldad. Lo cierto es que hay pobres muy méndigos, igual que hay ricos mendiguísimos. Más aún; la pobreza es muchas veces causa de deshonestidad, pues ya se sabe que la necesidad carece de ley. Quien juzgue este episodio desapasionadamente sospechará por fuerza que el hombre que enfrentó a AMLO obró bajo el patrocinio de algún enemigo del sempiterno candidato. Una cosa, sin embargo, no quita la otra: López Obrador debe explicar con honestidad valiente sus vínculos con quien era alcalde de Iguala cuando ocurrió la tragedia de Ayotzinapa. Ante las evidencias de su relación política con ese delincuente no cabe escurrirse con ambigüedades. ¿O acaso a todos los que le pregunten acerca de eso les dirá el propietario de Morena: “Ya cállate, provocador”... Afrodisio, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, le contó pesaroso a Libidiano, su compañero de aventuras fornicarias: “Anoche me pesqué un cuerito”. En jerga de jayanes un cuerito es una mujer joven y hermosa. Libidiano preguntó con extrañeza: “¿Y por qué me lo dices con voz triste?”. Respondió Afrodisio, dolorido: “Porque me lo pesqué con el zipper de la bragueta”... FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: