Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 25 Julio 2017 | 

18

44

13

Secciones

Martes 25 Julio 2017 | 

18

44

13

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Volver a lo básico

Jesús Antonio Camarillo | Sábado 18 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Quizá sin exagerar, la longevidad de un mexicano del siglo XX y lo que va del XXI puede calcularse al tenor del número de reformas educativas de la que ha sido testigo. Y en el caso de los agraciados que han tenido oportunidad de transitar por los diferentes niveles del sistema educativo, un buen ejercicio consistiría en calcular por cuantas reformas fue atravesado su trayecto por las aulas. Sergio Sarmiento, en un artículo periodístico reciente, hizo un recuento de la serie de reformas que se han verificado a partir de que el legendario José Vasconcelos, -en el gobierno de Álvaro Obregón-, creó la Secretaría de Educación Pública. Muchos años han pasado desde que el autor de “La Raza Cósmica” (1925), diera profundos vuelcos en la enseñanza de nuestro país. Sarmiento sólo señala del periodo vasconcelista la centralización de la instrucción que antes era responsabilidad de las entidades federativas en un momento histórico en el que, efectivamente, lo menos que interesaba a los gobernadores era el problema educativo.

Pero quizá sea este el momento de recordar, así sea brevemente, el monumental trabajo que este intelectual hizo a favor del desarrollo educativo en México. El punto de partida es el reconocimiento de que Vasconcelos tenía una idea clara del problema educativo, elemento del que otros empeñosos reformadores han carecido.

Así, midiendo intuitivamente el pulso social, llevó la educación e inclusive la “alta cultura” a todos los rincones del país, logrando que las obras maestras del pensamiento universal cayeran como gotas de lluvia caudalosa en las zonas más áridas y alejadas de los centros tradicionales de la ciencia, la cultura y la tecnología.

Y aunque es claro que Vasconcelos no resolvió de una vez y para siempre el problema educativo en México, la “popularización” del conocimiento, mediante mecanismos aparentemente tan básicos como la creación de bibliotecas, el impulso de la educación rural, el apabullante tiraje de libros a precios accesibles, entre otras medidas, representa uno de los activos democráticos que históricamente serán recordados como un cambio realmente sustantivo.

Se trataba entonces de empezar por lo básico: que la gente leyera. Con el paso de los años, la búsqueda del éxito educativo ha ido por diferentes y contradictorios caminos. Pareciera que no hay sexenio en el que no se intente exaltar la posesión de la varita mágica que nos sacará del pantano.

Bajo esa dinámica, he escuchado miles de veces la expresión: aprender a aprender. Y lo único que uno aprehende –así con h intermedia- es que los sexenios terminan y nadie aprende a aprender, porque se pone todo el énfasis en supuestos métodos para aprender y se olvida lo sustantivo del conocimiento. Quizá de ahí a la franca simulación, hay un solo paso.

En una declaración reciente, en la Feria Universitaria del Libro organizada por la Universidad de Nuevo León, el rector de la UNAM, Enrique Graue, señaló que “No habrá reforma educativa que valga, si no podemos hacer que nuestro pueblo lea, comprenda lo que lee y aspire a superarse”.

Eso que dijo el rector de la máxima casa de estudios del país, es precisamente lo que Vasconcelos buscaba. Y lo hizo por los caminos más elementales. Por ello, quizá sea tiempo de volver a lo más básico. México, Ciudad Juárez, lo están esperando desde hace muchos años.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: