Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 26 Septiembre 2017 | 

12

16

09

Secciones

Martes 26 Septiembre 2017 | 

12

16

09

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

El feminismo no es una solución

Olga Tuda | Miércoles 15 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

El pasado 8 del mes se llenaron las oficinas de regalos, pasteles y flores; las redes sociales no dejaron de publicar felicitaciones. Fotos llenas de mujeres y a veces hombres que las festejaban. Una amalgama de abrazos, sonrisas y buenos deseos enmarcaron el día y no faltaron las comidas y los brindis… “por la mujer: la que nos apoya, la que nos comprende, la que nos ama, por la que sufrimos, la que nos complace, etc.”.

Vinieron los recuerdos de quienes las han desdeñado; arrepentidos expresaron las frases que habían omitido en otras ocasiones. También hubo quienes se dedicaron a emitir improperios y se refirieron a ellas con desdén y desprecio, como si su finura no alcanzara para limitarse a decir algo respetuoso.

Pero algo no quedó claro, la verdadera esencia por la que se instauró el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. La mujer que lucha, los derechos de la mujer trabajadora (que también es humana), la que sacude las telarañas, cuida a su familia y sale a su trabajo a buscar la superación profesional, llevar el pan a casa, o bien la que se queda con las tareas del hogar, la que barre, la que plancha, hace comida, lava, paga recibos, contesta mensajes y todavía tiene tiempo para darse una manita de gato.

Esa mujer, la que defiende la ONU, que por el sólo hecho de ser humana, debería gozar de los derechos que por existir como persona le corresponden. No tiene que haber una lucha por la igualdad de género, cuando los resultados de un trabajo son iguales o a veces mejores que los de los hombres. No es mejor un género que el otro. Simplemente somos individuos capaces de ejercer un trabajo, de ocupar un espacio, de compartir conocimientos y de tener una convivencia en beneficio mutuo.

Tampoco el feminismo es una solución, porque la raza es una sola (aunque según la historia de la creación, los seres vivos evolucionaron, perfeccionándose en cada paso. El último de esta cadena fue la mujer). Porque somos tan responsables, como todos, de crear el machismo, ya que desde chiquitos enseñamos a los niños la superioridad o los privilegios del varón, en que la mujer es relegada a trabajos que se dicen propios de la mujer y se les educa erróneamente en un plano, en que ellas deberán subyugarse a ellos.

Declara el secretario de la ONU: “A pesar de algunas mejoras, los cargos superiores en general siguen estando ocupados por hombres, y la disparidad económica entre los géneros se está agrandando como consecuencia de actitudes anticuadas y de un machismo arraigado. Debemos cambiar esa situación empoderando a las mujeres en todos los niveles, permitiendo que se escuche su voz y dándoles el control sobre sus propias vidas y el futuro de nuestro mundo”.

¿A caso no somos seres civilizados, que no necesitamos de leyes, ni de ordenamientos para comportarnos como los supuestos animales superiores que razonan? Por ese privilegio de tener la primacía que el propio hombre ha considerado, como entes que se clasifican en lo más alto de un reino biológico, tenemos la obligación de superar las ignominias que padecemos en estos tiempos.

El respeto a nuestros semejantes, como a todo lo que tiene vida es necesario para que reine la armonía en este mundo. El hambre de poder nos está consumiendo en todos los ámbitos, no es necesario apoderarse de lo que caduca: las estructuras y las mafias aberrantes de superioridad, la eternidad se consigue haciendo historia y la historia hablará bien o mal de nuestra conducta, aunque seamos famosos.

“Llamar a la mujer el sexo débil es una calumnia, es la injusticia del hombre hacia la mujer. Si por fuerza se entiende la fuerza bruta, entonces, en verdad, la mujer es menos brutal que el hombre. Si por fuerza se entiende el poder moral, entonces la mujer es inmensamente superior”, Mahatma Gandhi.

TIP: Cuando entendamos que todo lo superfluo fenece, tal vez el mundo tenga otra razón de ser.



 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: