Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 28 Marzo 2017 | 

4

05

48

Secciones

Martes 28 Marzo 2017 | 

4

05

48

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Martes 14 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Vieja calle de General Cepeda, en el antiguo barrio de Santiago. Niña del Ojo de Agua de Saltillo, la calle baja serpenteando, traviesa, desde lo alto del cerro donde la gente pobre vive. Aún recuerda el curso que le trazó el arroyo que luego se hizo acequia y después se hizo nada. Vieja calle de General Cepeda. Mi mundo es una hilera de casas, todas mías por el derecho de propiedad que da el recuerdo. Aquí, en ésta cuya ornada puerta conserva sus vidrios de colores, vivió Felipe Sánchez de la Fuente cuando aún no era don Felipe. ¿O lo era ya? Joven -porque también fue joven-; estudiante de primer año de Leyes, hacía reír a las lindas muchachas de su edad porque les hablaba de usted, ceremoniosamente: “¿Se encuentra usted bien, amable señorita?”. Y ellas, dándole una familiar palmada en el pecho: “¡Ay, Felipe! ¡Tú siempre con tus cosas!”. Paso por esa esquina en las mañanas, muy temprano. Amanece, y el Sol asoma por el picacho de la sierra de Zapalinamé. Alambica su luz en los coloridos cristales de la casa y pinta con un mágico iris la pared de enfrente. Yo vi eso hace una eternidad, cuando iba a la misa de escolares en el templo de San Juan Nepomuceno, y lo vuelvo a ver ahora. Es el mismo Sol y son los mismos vidrios. Aquí lo efímero y lo eterno tienen la misma duración. En esa otra casa, que casi no se atreve a ser casa, vivió aquella señora pequeñita, feúcha. Tiene dos cuartos amoblados con pobreza vergonzante. ¿Es pobre esa señora? No. Es rica, riquísima, porque tiene un hijo. El hijo no es fruto matrimonio. Es fruto vida, y eso cuenta más. Ella conoció a un hombre -un solo hombre, un solo día- y la vida dio testimonio de ese encuentro con un hijo que es ahora toda la vida de su madre, y es su gloria. Pequeñita y feúcha, esa mujer es grande y es hermosa por su hijo. Cuando va calle abajo con él -lo lleva de la mano- es la dueña del mundo, y no baja la vista por no tener marido, en ese tiempo en que ser madre sin esposo es baldón que convoca todas las ruindades. Yo soy amigo de ese niño. Su madre, que oye misa todos los días, pero no comulga, me lo agradece sin palabras. Cuando voy a su casa se encamina de inmediato a La Muralla, la noble panadería de don Leoncio, y compra el pan para la merienda. Ella y su hijo sólo meriendan cuando voy yo de visita. Acá, en aquella casa con fachada pretenciosa, vive la Emperatriz del Catre. Así le dicen las vecinas a esa mujer altiva que se maquilla estrepitosamente y viste ropa mejor que la de ellas. Su esposo sale a trabajar temprano y ella recibe a maduros caballeros que llegan escurridos a su casa, como si quisieran ser invisibles.  Frente a la de mi familia vivieron Jorgito de la Peña y su hermana Marina. Es el Saltillo de los años cuarentas. A los homosexuales se les llamaba siempre por el diminutivo de su nombre: Jorgito, Robertito. Este Jorgito es muy sensible. Toca en el piano los boleros de Lara, y los toca igualito que el Músico Poeta. En su casa hay tertulias donde se canta y se recita, pero los vecinos no asisten porque Jorgito es lo que es, y Marina también. En estos dos hermanos la naturaleza, esa impredecible jugadora de ajedrez, hizo un extraño enroque: él es ella y ella es él. A los saraos de Jorgito y su hermana acuden otros y otras que son como ellos. Está presente también la intelectualidad local, que es amplia de criterio y no se fija en esas cosas. Se cierran los postigos de las ventanas, pero la sala donde está el piano da a la calle, y se oyen las canciones y las risas. Yo he cenado esta noche en la casa del abuelo. Mi tía Conchita, soltera ella e Hija de María, me lleva de la mano a la casa de mis padres. Escucho aquella música, preciosa. “¿Quién toca el piano tan bonito, tía”. Y ella, apresurando el paso: “Nadie, Armandito; nadie”. FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: