Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 26 Septiembre 2017 | 

12

15

03

Secciones

Martes 26 Septiembre 2017 | 

12

15

03

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Actores de una marca ciudad

Carlos Irigoyen | Sábado 11 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Ciudad Juárez fue materializada con un motor económico sumamente potente basado en el eje maquilador, pero le faltó acompañamiento social, una camada política enfocada en la problemática de la localidad, una academia involucrada en el progreso del lugar y un empresariado respaldado para que apoyara el progreso de la comunidad.

Juárez cuenta con alrededor de un millón 400 mil habitantes; de acuerdo a Así estamos Juárez, hay una calificación de 8.34 en la sensación de bienestar en el lugar, 79 por ciento de los habitantes pocas veces o nunca pensaron en irse de la ciudad y el 81 por ciento declaró estar algo o muy orgullosos de ser o vivir en Juárez. Si tenemos algo tan importante como la aceptación de los habitantes por su ciudad, entonces la teoría diría que debería ser una ciudad sumamente atractiva. La realidad es otra.

A unos meses de los cambios de gobierno la violencia escala, el narcotráfico sigue distribuyendo veneno, la transparencia está en entredicho, la comunicación de gobierno sigue siendo una ocurrencia, la sociedad no percibe en su totalidad lo bueno de nuestra ciudad; desconoce, ignora y cuestiona los beneficios de la dinámica de nuestra localidad, hay enquistada una inercia muy peligrosa en la apatía social. La academia no carbura en su totalidad.

El empresariado esta entre la contracción del consumo y el apremio de ser competitivos para ganar las preferencias de los clientes. El gobierno sigue resolviendo con el ábaco una ecuación diferencial llamada “gobernar una ciudad con un gran potencial”; quizá por desconocimiento, falta de experiencia, intereses políticos y particulares; la duda y la ambigüedad matan, la desinformación está siendo costosa en el ánimo de la población.

La ciudad depende de que cuatro actores que son las autoridades, las asociaciones empresariales, la academia y los miembros de la sociedad en general accionen en conjunto para darle vuelta al engrane de una manera sincronizada, pero hay ausencias de personas que asocien, falta el liderazgo de conjunción, hay vacíos de visión de ciudad y destierro de sentimientos positivos hacia la ciudad. Urge agrupar los esfuerzos aislados que hacen un sinnúmero de personas y asociaciones civiles, las asociaciones empresariales, las escuelas y hasta el mismo gobierno.

El reto es claro y multidimensional, al gobierno le dan una aprobación que ronda el 40 por ciento. Tenemos cámaras empresariales que necesitan activar el consumo mediante campañas de comunicación con más técnica y menos empirismo. Una academia que tiene que salir de las aulas para ir a proponer modelos y nuevas formas de pensamiento. Y por supuesto, tenemos que buscar como sociedad los espacios, los momentos, la convicción que hace falta para ir y dar el siguiente paso; incrementar la calidad de vida en nuestra ciudad por medio de la innovación en instituciones, estrategias y modelos de desarrollo social, políticos y económicos. Juárez siempre ha sido pionero entonces, ¿por qué aún no podemos generar una identidad que nos distinga como marca ante el país?.

La reflexión obliga a cuestionar en cómo debe ser la colaboración de cada quien para el desarrollo de la ciudad. Al empresario, cómo generar las fuentes de empleo que nos den un mejor nivel de vida. Al gobierno, cómo instrumentar las condiciones de una ciudad que ofrezca verdadera calidad de vida como condición mínima de desarrollo y ya como valor agregado la trascendencia de una comunidad. La academia, cómo plantear esquemas que hagan de Juárez una marca sólida y con atractivo. A la sociedad, conminarla a luchar codo a codo para construir la clase de ciudad que queremos y merecemos.

La falla de uno será el desplome de los demás factores. Los liderazgos de conjunción no son sólo necesarios, son inevitables e imprescindibles. Los esfuerzos aislados ya no funcionan, pensemos y actuemos en plural; una potencial solución sea la creación de un “instituto marca ciudad” que agrupe y consolide los esfuerzos de ofrecer a todos los que vivimos en Juárez el espacio de calidad que merecemos. Aspiremos a mejorar nuestra ciudad desde una mentalidad de la abundancia y no a construir desde el estado de las carencias. Hoy estamos al borde de la necrosis social, existe la interrogante en el modelo económico y una desazón política en gran parte de la sociedad que dio como resultado la indiferencia cívica y social. Para un cambio real se necesita tener presión por cambiar, una visión compartida, un plan elaborado y el conocimiento para hacer el cambio. A partir de esta premisa los actores de la marca deben interactuar porque la transformación real es hoy o nunca.

[email protected] 

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: