Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 25 Julio 2017 | 

18

36

40

Secciones

Martes 25 Julio 2017 | 

18

36

40

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Olmos, álamos y moros

Cecilia Ester Castañeda | Jueves 09 Marzo 2017 | 00:01:00 hrs

Decía mi papá
 que el árbol
 más común
 en Ciudad Juárez era el olmo. Según un
 estudio de la UACJ, en los años 90, a orillas de las acequias se contabilizaban miles de árboles crecidos de manera natural: álamos, sauces, moros, pero, sobre todo, olmos. Y uno de los recuerdos más atesorados de mi infancia es el crujir de las hojas en las banquetas cuando las pisaba con emoción.

Ignoro si serían las ovales hojas dentadas del longevo olmo. Sólo sé que el esperado otoño era un festín dorado y más valía apresurarse a hacer pedacitos ese regalo natural antes de la inevitable llegada de las escobas o las reprimendas por hacer “basura”. Cada año cambiaba el color de jardines y parques. Con ello, las altas copas sombreadas bajaban al suelo dispersas por el viento.

Por eso sentí nostalgia al leer recientemente la noticia de que la totalidad de los olmos y álamos del Chamizal se cambiarán por pinos afganos —¿y las sombras?— de acuerdo con la propuesta del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) para solucionar el problema de las plagas en el marco de la remodelación conmemorativa por los 50 años de la entrega del parque. Tal vez haya llegado el momento de modificar la identidad arbórea de la ciudad, no lo sé, ni conozco a fondo los argumentos empleados por el IMIP. Definitivamente, replantear en serio el tipo de vegetación urbana que pretendemos debió haberse hecho hace años.

Pero me preocupan varios datos del proyecto municipal publicados por El Diario. Para empezar, al parecer Parques y Jardines desconoce el número de árboles restantes en lo que queda del histórico espacio así cómo cuántos están afectados por la plaga —de hecho, da la impresión de pensarse disponer de las 333 hectáreas originales del terreno cuando, universidades y dependencias más o vialidades menos, el saqueo al “pulmón de la ciudad” ha sido constante—. Sin los datos más elementales, ¿cómo se puede realizar un diagnóstico o diseñar un plan? Fácil, se hace a ciegas y sin riesgo de poderse medir su efectividad o falta de ésta.

Según la información, el subdirector de Parques y Jardines, Edmundo Urrutia Beall, anunció un programa de sustentabilidad en el cual se incorpore “flora de la zona desértica” para luego manifestar “aquí como tenemos agua tratada podemos apostar por cualquier tipo de vegetación...”. En vista de los áridos parches que abundan en el Parque Central con todo y su planta tratadora y del regular escaso seguimiento a los programas de otras administraciones, me parece una declaración como mínimo desafortunada. En esta época de sequías en aumento, incertidumbre en las relaciones binacionales y futura explosión poblacional fronteriza, sin embargo, a mi parecer en boca de un funcionario público se trata de palabras irresponsables.

Tradicionalmente en Ciudad Juárez no existe una cultura donde se aproveche —valore incluso— la flora local. Lo anterior se nota en espacios verdes y ferias para el jardín, donde generalmente se ofrecen especies de otras latitudes y con necesidades de agua fuera de la realidad regional. Un caso extremo lo vimos al secarse durante la helada de hace unos años las palmas que un vivero había popularizado en la frontera.

Sin embargo, la información existe. No sólo egresaron aquí por décadas ingenieros de la Escuela de Agricultura, sino que, en El Paso, instancias como el Museo Centennial de UTEP tienen publicaciones sobre vegetación regional donde se recomiendan especies.

“La mayoría de las personas no se dan cuenta sobre la importancia de los árboles en el entorno urbano. No piensan en los árboles de la ciudad como bosque, un bosque comunitario que aporta beneficios como aumentar el valor de la propiedad, mejorar la calidad del agua, reducir los escurrimientos pluviales, conservar energía, mejorar la calidad del aire, servir de sustento para la vida silvestre y mucho más”, dice en una guía para plantar el Consejo de Silvicultura Urbana del Poniente de Texas.

Es hora de poner atención a esas voces. O corremos el riesgo de dejar sin sombra espacios como el mayor centro recreativo familiar al aire libre en la ciudad, justamente cuando se aproxima la primavera.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: