Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 18 Agosto 2017 | 

6

36

34

Secciones

Viernes 18 Agosto 2017 | 

6

36

34

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Miércoles 11 Enero 2017 | 00:01:00 hrs

Muchas mujeres entregan su virginidad por tres razones, las cuales se expresan con palabras que empiezan con -in y acaban con -encia. Esas razones son: por inocencia, por insistencia o por insolvencia. Doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad, le dijo a la criadita de la casa: "Te regalo este negligé, Ancilia. A mi marido no le gustó". Replicó prontamente la muchacha: "Entonces no tiene caso que me lo regale, seño. Tampoco le va a gustar cuando me lo ponga yo". Babalucas y su esposa tenían problemas conyugales. Buscaron a un consejero familiar y le dijeron que su matrimonio era un constante pleito, pues opinaban en forma diferente acerca de casi todo. No sólo eso: tampoco dialogaban sobre sus divergencias, lo cual hacía que su relación estuviera siempre tensa. El terapeuta, después de oírlos, les hizo una recomendación, y luego les pasó el recibo. Cuando salieron de la consulta del especialista Babalucas le dijo muy preocupado a su mujer: "Tendremos entonces que inscribirnos en un club nudista". "¿Un club nudista? -se sorprendió la señora-. ¿Por qué?". Explicó el badulaque: "¿No oíste que el doctor dijo que debemos ventilar nuestras diferencias?". De tumbo en tumbo va el gobierno de Enrique Peña Nieto. El pacto que sus asesores urdieron con precipitación para intentar poner un paliativo al tristemente célebre gasolinazo cayó como piedra que se arroja a un pozo sin fondo. Pretender calmar con ese pacto la irritación popular equivale a tratar de contener las cataratas del Niágara con un tapón de sidra. Desde ese punto de vista la pregunta: "¿Qué hubieran hecho ustedes?" resulta patética. En un gobernante una expresión así es señal clara de aturrullamiento, de incapacidad, de pérdida de liderazgo. No recuerdo en nuestro tiempo un gobierno así, tan vacilante, tan sin rumbo, y ahora -para colmo- tan sumiso a las señales provenientes del arrogante individuo que se dispone a ocupar la Casa Blanca. Aún nos faltan más cosas por ver, seguramente nada buenas. Esto no es pesimismo: es observar lo mal que va el país y la falta de aptitud de quienes ejercen el poder para ponerlo en un mejor camino. Esperemos que el mal ánimo que priva entre la gente no se traduzca en más y mayores actos de violencia. Movimientos así a veces se sabe cómo empiezan; jamás se sabe cómo van a terminar. La señora reprendía a su hijo adolescente: "Eres igual de irresponsable, desobligado y vago que tu padre". El marido oyó aquello y le reclamó enojado: "¡Oye tú! ¡Yo no soy irresponsable, vago ni desobligado!". "No te enojes, tontín  -lo apaciguó la esposa-. Nadie está hablando de ti". Don Frustracio le dijo en la cama a su esposa doña Frigidia: "Me casé contigo para toda la vida, pero de vez en cuando debes mostrar alguna". Un pescador echó la red y sacó una hermosísima sirena. Al punto volvió a arrojarla al mar. Le preguntó uno de sus compañeros: "¿Por qué hiciste eso?". Explicó el otro: "Soy alérgico a la leche y al pescado". La mejor forma de acercarse a una mujer con un pasado es con un presente. Un tipo les contó en el bar a sus amigos: "Mi matrimonio ha tenido éxito porque mi esposa y yo acostumbramos salir dos noches por semana. Vamos a tomar una copa, cenamos, bailamos y luego hacemos el amor. Ella sale los viernes, y yo los sábados". Un fornido muchacho campesino a quien sus amigos llamaban el Pichón logró por fin convencer a Dulcilina, bella zagala de su rancho, de que le entregara la impoluta gala de su doncellez. Antes de rendir su virtud ella le pidió, suplicante: "Por favor trátame con delicadeza. Soy débil de corazón". "No te preocupes -la tranquilizó el Pichón-. Tendré mucho cuidado al pasar por ahí". FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: