Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 24 Septiembre 2017 | 

16

57

56

Secciones

Domingo 24 Septiembre 2017 | 

16

57

56

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Martes 10 Enero 2017 | 00:01:00 hrs

La causa de aquel lance de honor fue Rosalina. Mujer de enhiesta proa y elevada popa,  joven aún y de agraciado rostro, estaba casada con un señor entrado en años y cerca ya de salir de ellos, enhiesto de nada y elevado de ninguna parte. Se llamaba don Pacífico, nombre que llevaba con toda propiedad, pues veía los devaneos de su mujer como algo que no le tocaba a él. Sucedió que dos caballeros de buena sociedad, don Casimiro Roveleda y don Crispín Novalio, se disputaban a la damisela. Un día se hicieron de palabras y don Casimiro le propinó a don Crispín una bofetada que casi lo tiró por tierra. Aquello fue un escándalo. Al día siguiente el abofeteado le envió sus padrinos al abofeteador; éste nombró a los suyos, y los cuatro se reunieron a fin de concertar el duelo. A don Crispín, el ofendido, le tocaba elegir arma. Eso no inquietaba a don Casimiro. Era gran esgrimista, tirador certero, y tenía además experiencia en esos trances: se había batido cinco veces, en tres de las cuales había dejado muerto a su rival. Sus padrinos, altaneros, preguntaron a los de don Crispín qué arma había escogido éste. ¿Sable? ¿Espada? ¿Pistola? Respondió uno de sus representantes: "Ninguna de las tres". Los otros se asombraron. ¿Qué otra arma podía usarse en duelo? El padrino de don Crispín manifestó: "Nuestro representado pide que el duelo se lleve a cabo a almohadazos". "¿Cómo?" -preguntó el otro sin entender. Precisó el padrino: "Los duelistas combatirán con almohadas". "No entiendo -vaciló el otro-. ¿Qué clase de almohadas?". "Almohadas comunes y corrientes, de las de dormir". "¿Es esto una burla? -se indignó aquél-. Prodúzcase usted con seriedad". "Nosotros tampoco entendíamos-dijo el padrino-. Sin embargo después de oír a don Crispín hallamos razonable su demanda. El hombre que lo ofendió tiene más experiencia que él en otras armas, pero de niño don Crispín adquirió una gran destreza peleando a almohadazos con sus hermanos, primos y amiguitos, y eso le permite enfrentar a don Casimiro. Hemos consultado el Código de Honor, y no vemos en él nada que prohíba expresamente un duelo con almohadas. Además me permito recordarles que don Crispín es el ofendido, y tiene derecho a escoger arma. Ésa es la que escoge. Si el representado de ustedes no acepta combatir con ella, el nuestro lo acusará de cobardía". Deliberaron aparte los padrinos, y uno de ellos hizo una rápida consulta al libro que regía los duelos. Terminaron por reconocer, aunque mal de su grado, que la razón asistía a don Crispín. Haré corto el final. Vencida la resistencia de don Casimiro el encuentro se llevó a cabo a almohadazos. Acudió a él una numerosa concurrencia -gente del vulgo casi toda- atraída por aquel lance peregrino. Los padrinos y el médico asistente convinieron en que el duelo sería a primera sangre. Después de propinarse una buena dosis de almohadazos, y entre los gritos de los asistentes: -"¡Chíngatelo, Crispín! ¡Dale en toda su madre, Casimiro!"-, el ofendido, al fin más diestro con el arma, le dio con su almohada un fuerte golpe en el rostro al ofensor, que empezó a sangrar por la nariz. Al punto el médico detuvo el combate. Dictaminó, solemne, que habiendo corrido la sangre el duelo se daba por concluido. Los padrinos, por su parte, decretaron con igual solemnidad que estaba a salvo la honra de ambos caballeros. Jamás volvió  haber lances de honor en la ciudad, así de grande fue la chunga que ése provocó. La paz retornó a la ciudad, y muchas vidas se salvaron. FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: