Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Domingo 24 Septiembre 2017 | 

16

57

03

Secciones

Domingo 24 Septiembre 2017 | 

16

57

03

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Los riesgos en carretera

Cecilia Ester Castañeda | Jueves 05 Enero 2017 | 00:01:00 hrs

El saldo estatal de los accidentes por carretera con el que cerró el 2016 sirve de analogía sobre la vida comunitaria en general: hay riesgos demasiado caros y, en ocasiones, innecesarios.

El Diario registró 35 muertos y 29 heridos hasta el día 30 de diciembre durante el periodo de vacaciones, más del doble en relación a ese lapso del 2015. ¿Por qué? En parte el flujo vehicular es mayor, si tomamos como referencia que éste es el quinto año consecutivo de incremento de visitantes provenientes de Estados Unidos que ingresan por Chihuahua, también según datos reportados por este medio informativo.

Pero eso no basta. En todo caso, se ha reforzado la vigilancia en las carreteras. Entonces puede ser el clima. Pues sí, de acuerdo con funcionarios, fenómenos como tolvaneras, lluvia y aguanieve han incidido en las estadísticas. También están presentes la falta de pericia, el cansancio y el exceso de velocidad por parte de los automovilistas así como el mal estado de los vehículos, dicen.

Desde luego, los autobuses foráneos piratas siempre protagonizan accidentes fatales. Las 11 muertes registradas el día 29 cuando un camión se estrelló con un tráiler al invadir el carril contrario es apenas el caso más reciente en el cual se ven involucradas líneas de transporte que, según reportes informativos, operan disfrazadas de agencias de viajes con el contubernio de los inspectores de la Policía Federal haciendo su agosto en cada periodo de vacaciones y la complicidad de los mismos pasajeros reacios a admitir tratarse de un servicio irregular. El hecho de que viniera desde Chiapas implica un dato interesante: a Ciudad Juárez cada vez llegan personas procedentes de lugares más lejanos, lo cual, a su vez, se traduce en un mayor tráfico en las carreteras con destino a la frontera. 

A los agentes corruptos debería de ser posible persuadirlos de no contribuir a un peligro en aumento. Seguramente puede identificarse a quienes esa madrugada se hicieron de la vista gorda. La aplicación de medidas disciplinarias, si no el remordimiento de conciencia, serviría en mucho de correctivo para una amenaza capaz de afectar a los mismos policías federales que tantas horas pasan en carretera. 

Sin embargo, la rendición de cuentas se evade en un sistema donde nadie osa tirar la primera piedra porque pocos salen bien librados de la telaraña de la corrupción y esos pocos temen hacer olas. Después de todo permitir que circulen autobuses más baratos es una forma de ayudar a viajar a personas de escasos recursos ¿no? Las pesadas condiciones laborales, los bajos sueldos, bien merecen el apoyo de una “cuota”. Además, qué tanto es una vez más.

Los seres humanos tenemos mil mecanismos para justificar nuestras acciones manteniendo al mismo tiempo la creencia de estar en lo correcto, ser razonables y buenos —se llama disonancia cognitiva, dicen los sicólogos—. O pregunte a un diputado si tiene derecho a sus bonos.

En cuanto a los pasajeros, no necesito decir cómo minimizan los riesgos a comparación de los ahorros. Por eso aceptan las condiciones, mienten a los inspectores y rechazan la idea de ser testigos de irregularidades. Equivaldría a privarse del servicio. 

Nos quedan los guiadores en general. ¿Cuántos hemos conocido choferes a quienes les gusta la velocidad, que toman la carretera como juguete para demostrarse su temeridad dejando a un lado precauciones? ¿Cuántas veces nosotros mismos hemos tomado el volante cansados, omitimos revisar —o corregir— las condiciones mecánicas por ahorrar tiempo y nos tranquilizamos diciéndonos que nunca nos ha pasado nada? ¿Solemos distraernos al manejar o hacerlo bajo el influjo de algún estimulante? ¿Nos confiamos más si viajamos en un vehículo “muy bueno”? Tal vez simplemente dejamos pasar esos detalles del chofer cuando vamos como pasajeros. Por costumbre, por comodidad, por no ocurrírsenos otro curso de acción.

Bueno, las estadísticas en las carreteras chihuahuenses muestran una conjunción de factores demasiado peligrosa. A todos nos toca poner de nuestra parte para subsanarla. Cada vez con mayor frecuencia, es cuestión de vida o muerte. Y no siempre habrá bloqueos.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: