Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 21 Agosto 2017 | 

13

50

14

Secciones

Lunes 21 Agosto 2017 | 

13

50

14

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Martes 06 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

Esta librería es una hermosa librería. Si yo pudiera viviría dentro de ella. Se llama "El desván de don Quijote". Don Quijote, ya lo sabemos, tenía perdida la razón. La razón de ser, quiero decir. Su vida consistía en esperar la muerte. Pegado a la tierra, se iba a volver tierra. De él no iba a quedar memoria alguna. Pero se puso a leer libros de caballería, y eso lo hizo recobrar la razón. Entonces, poseído por tan extraña cordura, se dedicó a buscar las cosas que dan sentido a la vida: el amor, la belleza, la justicia, la verdad, el bien. Por eso su nombre llegó hasta nosotros. Lo lleva esta librería que dije: "El desván de don Quijote". Está en Guadalajara, en la calle López Cotilla número 813, y tiene vecinos perilustres, si me es permitido usar esa palabra cervantina: se halla al lado del Templo Expiatorio y de la Rectoría de la Universidad. Como quien dice, vive junto a la fe y a la razón. El dueño de ese paraíso se llama Macario, un señor que por saber de libros sabe de todo. El otro día desayuné con él en una de las famosas birrierías de Las Nueve Esquinas, barrio tradicional de la Perla Tapatía, si me es permitido usar ese inédito apelativo. Macario pidió una birria. Yo, que debo cuidar mi dieta por aquello del colesterol, comí solamente seis tacos: dos de sesos, dos de lengua  y dos de ojo. A mi edad tiene uno que alimentarse sanamente. Acompañé los tacos con un tepache que me supo a gloria, y de postre di buena cuenta de una insigne jericalla guadalajareña. Macario es un excelentísimo conversador: oyó sin interrumpirme todo lo que conversé. Pero en uno de los silencios que hice para comer mis tacos -oveja que bala pierde bocado- me contó la historia de aquel señor que llegó una mañana a su librería y se puso a buscar con detenimiento entre los plúteos. Esta palabra se oye mal, pero es inofensiva: así se llaman las tablas de los estantes o anaqueles. Después de una búsqueda cuidadosísima el cliente escogió una treintena de volúmenes. Macario entabló charla con él y le ofreció un café, modo que tiene de hacer que sus numerosos clientes se sientan como en su casa, o aún mejor. Los libros que aquel señor escogió pertenecían a los pasados tiempos. Antiguas ediciones de Sopena, de Botas, de Calleja y Tor. Novelas de Verne y de Salgari, de Dumas y Victor Hugo, de Miguel Zévaco y Ponson du Terrail.  Poemas de Antonio Plaza y Salvador Díaz Mirón. "Corazón, diario de un niño" de D'Amicis y "Hace falta un muchacho" de Arturo Cuyás. El señor le comentó a Macario: "Estos libros no son para mí. Son para mi padre. Viudo de mi mamá, después de algunos años contrajo nuevo matrimonio con una mujer mucho más joven que él. Un día llegó a su casa y se encontró con que su esposa había echado sus libros a la basura. Ocupaban mucho lugar, manifestó. El señor no dijo nada -un hombre de edad madura no le dice nada a la mujer joven con la que se casó-, pero se entristeció. El matrimonio no duró mucho. Divorciado, el señor fue a vivir con su hijo.Y su hijo estaba buscando los libros de su padre para devolverle esa parte de su vida. Me conmovió el relato de Macario, y se lo digo. "A mí también me conmovió -responde él-, y le ofrecí al señor un buen descuento. Él me pidió que el descuento que se lo diera en libros. 'Porque voy a seguir buscando los de mi papá', me dijo". Esta historia, salida de "El desván de don Quijote", es en verdad una historia de amor. Amor de un hombre a sus libros, y amor de un hijo a su padre. La he contado porque las historias de amor me gustan mucho. La vida de cada uno de nosotros debe ser una historia de amor. Si no lo es, entonces no es vida. FIN.


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: