Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 18 Noviembre 2017 | 

1

02

17

Secciones

Sábado 18 Noviembre 2017 | 

1

02

17

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Lunes 05 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs



Mal anda la política, y los partidos políticos peor. Hablo de Timbuctú, claro, no de México. A modo de protesta por lo que sucede en ese remoto sitio hoy no orientaré a la República; me limitaré a narrar un infame chascarrillo. Cierto sujeto llamado Camelino Patané había perdido un dedo en un accidente, por eso le decían "El mocho". La originalidad del pueblo no reconoce límites. Lo que le faltaba de dedo, sin embargo, le sobraba de todo lo demás, y el Mocho tenía gran éxito con las mujeres. Profesaba una sana cercanía erótica. En su lista no había ya princesas reales o hijas de pescador, pero sí casadas, viudas, divorciadas y doncellas (más o menos). Con todas ejercitaba el Mocho sus insignes dotes amatorias. En el foreplay -es decir, en las caricias previas a la consumación del acto- era un maestro supereminente: cuando cualquier otro hombre habría terminado ya y estaría fumando el cuarto cigarrillo el Mocho apenas iba en el empeine del pie derecho de su compañera. Y no hablemos de su performance. Comparada con su técnica la de Casanova era la de un misionero protestante del siglo diecinueve. ¿Habrá quien se sorprenda, entonces, si digo que doña Sabanisa cayó en sus redes amorosas? Esta señora era una mujer decente, aunque sin exagerar. Casada con un viajante de comercio tenía rijos de erotismo que ni siquiera su esposo conocía. El hombre era poco imaginativo; no sospechaba que bajo la mansa apariencia de su mujer latía una bacante. Ausente su marido con frecuencia, sola y ganosa doña Sabanisa, cayó en los brazos del lascivo Mocho, y ambos entraron en amores lúbricos. La señora recibía a su mancebo en el propio domicilio conyugal, pues ambos coincidieron en que pagar motel habría sido dispendio reprobable en los tiempos que corren, de economía difícil. (Y peor se va a poner cuando entre Trump y salga Carstens). Una tarde los amantes se estaban refocilando en la alcoba de la pecatriz cuando intempestivamente llegó el marido de regreso de uno de sus viajes. Doña Sabanisa oyó sus pasos. "¡Mi esposo!" -exclamó presa del pánico. Luego dijo la frase que leyó en una novela: "¡Estoy perdida!". El Mocho empalideció. Recordó la copla que dice: "El que trata con casada / tres cosas debe tener: / buena suerte, buen oído / y patas para correr".  La dijo con premura a su querindonga: "Saldré por la puerta de atrás". "No hay puerta de atrás" -le informó ella. Replicó el Mocho con temblorosa voz: "¿Dónde quieres que te haga una?". Le dijo la mujer: "Métete abajo de la cama, y no salgas de ahí sino hasta que te diga". Se escondió el Mocho abajo del lecho. Cuando el marido llegaba ya doña Sabanisa tomó un libro que tenía sobre el buró. Me apena decir que el libro era una Biblia. Mucho se sorprendió el marido al ver a su mujer leyendo las sagradas escrituras in puris naturalis, es decir en cueros. Le preguntó amoscado: "¿Por qué lees la Biblia en pelotier? Deberías ponerte al menos un chal de devoción". Respondió, calmosa, doña Sabanisa: "Cuando hago lecturas de piedad acostumbro despojarme de toda vestimenta a fin de que las galas mundanales no me aparten de la devoción, y para recordarme a mí misma que desnuda nací, desnuda me hallo, y que todo es vanidad de vanidades y sólo vanidad". Quedó impresionado el marido al escuchar aquello. Calmados sus recelos inquirió: "Y ¿qué lees?". Le mostró doña  Sabanisa la página en que abrió el libro y dijo: "Salmo ocho". Al oír esas palabras el Mocho salió de abajo de la cama y preguntó: "¿Ya se fue el güey?". ¡Mentecato! Doña Sabanisa dijo: "Salmo ocho", no: "Sal, Mocho". No quiero ni imaginar lo que sucediódespués... FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: