Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 29 Marzo 2017 | 

13

04

12

Secciones

Miércoles 29 Marzo 2017 | 

13

04

12

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

2017: año del peligro

José Buendía Hegewisch | Lunes 05 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

Ciudad de México— Por si los últimos dos años no hubiesen sido muy enredados para su gobierno, a Peña Nieto le aguardan los tiempos más difíciles para un mandatario contemporáneo por la incertidumbre sobre el futuro del país. Su administración entra al quinto año sin salida cierta ante la concurrencia de desafíos  externos e internos: la rudísima nueva forma de negociar de Donald Trump y el proteccionismo comercial, el desajuste de finanzas públicas y la sucesión presidencial. La “tormenta perfecta”, como la calificarán, se acompaña de una presidencia debilitada y que viaja sin confianza en la bitácora de respuestas a las crisis de las últimas décadas.

La nave va… pero va sin el rumbo claro que antes, al menos, le daban las políticas de austeridad y ajuste económico que desde 1994 se usan como carta de navegación contra crisis recurrentes, a costa del crecimiento y el empleo. 2017 inició ya para Peña Nieto con la renuncia de Agustín Carstens al Banco de México, un cuasi símbolo de esas políticas, pero que ni siquiera su disciplina sirvió para evitar “el prietito en el arroz” del crecimiento de la deuda en la administración. Deja el barco en medio de la tormenta, sin explicación clara, pero antes de que se pueda colapsar la techumbre de los “fundamentos macroeconómicos” por ella.

El Presidente inicia el último tercio de un sexenio trepidante que lo elevó en sus primeros dos años hasta la imagen de “salvador” del país con las reformas del Pacto; seguido de una estrepitosa caída de su aprobación hasta el sótano de los últimos mandatarios a la hora de querer implementar las reformas educativa, energética o de telecomunicaciones. La crisis de derechos humanos y los escándalos de corrupción ensombrecieron las reformas. El débil crecimiento resultó insuficiente para amortizar la deuda pública que se contrató a cuenta de los dividendos que dejarían las reformas hacia el final del sexenio.

En efecto, es tan marcada la diferencia entre la primera y la segunda mitad del gobierno que parece un cuadro de bifrontismo como  aquellos trastornos disociativos de identidad del Dr. Jekyll y Mr. Hyde. En ese tránsito quedaron relegados los actores principales del Pacto y sus consensos sobre el futuro, pero sobre todo el mundo cambió sin que dentro se leyesen las señales.

El extravío del futuro puede verse en el mensaje del Presidente por su cuarto aniversario y en la renuncia de Carstens. Ante amenazas de Trump que comienzan a materializarse, incluso antes de llegar a la Casa Blanca, Peña Nietovuelve a hacer llamados a la “unidad de los mexicanos” sin planteamientos claros sobre qué y cómo piensa negociar con el nuevo gobierno estadunidense. Llama a superar “diferencias y agravios”, como si una unidad artificial fuera suficiente para replantear nuestras estrategias en el mundo contra el bloqueo de inversiones, como el caso de Carrier o la actitud de Trump, como si se tratara del dueño del casino mundial.

Desde hace casi un año el gobernador del Banco de México ha demandado ajustes al gasto público para frenar el aumento de la deuda, que en los cuatro años de Peña supera los 10 puntos del PIB, en contra de las preocupaciones de Hacienda de frenar aún más el crecimiento.

El gobierno de Peña Nieto entra al año que vivimos todos en peligro porque la mayoría de sus llamados a cuidar las finanzas públicas o a mantener el optimismo sobre el futuro han caído en el descrédito. Esa es la verdadera preocupación por el futuro de los próximos dos años.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: