Opinión

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

7

58

37

Secciones

Viernes 24 Noviembre 2017 | 

7

58

37

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Sábado 03 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs

Una mujer llamada Facilda Lasestas fue a confesarse. El padre Arsilio le preguntó: "¿Le eres fiel a tu marido?". "Sí, señor cura-respondió ella-. Frecuentemente". Pirulina, muchacha pizpireta, le dijo al guapo joven a quien acababa de conocer: "Quiero saber todo de ti, Pepo. Háblame de tus ideales, de tus sueños, de tus ilusiones, de tu sueldo.". La mujer se quejó con el cantinero del lobby bar: "Aquel hombre que está allá me dijo 'Vieja cara de lavativa'". "Qué pena, señora - repuso el barman-. Para que olvide usted ese mal rato permítame ofrecerle, por cortesía de la casa, una copita de agua tibia". En España y otros países el verbo "joder" equivale a follar. Por la calle de Alcalá, en Madrid, un lugareño se topó con dos chicas de su pueblo. Las dos vestían ropa de marca, lucían costosos accesorios y joyas rutilantes. Les dijo con admiración: "¡Qué tren de vida llevan!". Replicó una de ellas, atufada: "Porque podemos". Preguntó el otro: "¿Qué en Madrid la jota se pronuncia como pe?". Mi amigo Miguel Ángel y yo éramos niños, y trabajábamos todos los veranos. Emprendimos varios negocios que fracasaron todos. Primero fuimos a la hermosa Alameda de Saltillo a vender reguiletes que hacíamos nosotros mismos con papel lustrina y palitos de paleta. Los competidores nos echaron de ahí con sonoras palabras de amenaza. Luego intentamos vender los gazapitos que con asiduidad traían al mundo las conejas que se criaban en el corral de la casa de mi amigo. Nadie los quiso: cuando crecieran harían pozos en la pared. Por fin le dimos al clavo. Con un capital de 5 pesos que con dificultad reunimos entre los dos -en eso invertimos nuestros ahorros de meses- compramos 10 revistas de monitos -La pequeña Lulú; Archie; Tarzan; Los Halcones Negros- y empezamos a alquilarlas por 10 centavos a una nutrida clientela de nuestra misma edad. También teníamos otra revista, ésta de monitas, que se llamaba el Vea. La ofrecíamos en forma clandestina a los lectores adultos, principalmente cocheros -entonces había aún carritos de caballos- y cargadores del mercado. De esa revista, me da pena decirlo, provenía la mayor parte de nuestros ingresos. Al final de las vacaciones nos dividíamos equitativamente las ganancias. Nos tocaban entre 15 y 20 pesos a cada uno por dos meses de trabajo, seis días a la semana, de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Era una fortuna, si se toma en cuenta que nuestros papás nos daban 20 centavos de domingo. Yo me gastaba en libros mis ingresos, pues a muy temprana edad había adquirido el vicio de leer. Al paso de los años adquirí también el de escribir. Afortunado vicio ha sido ése para mí. Gracias al Grupo Editorial Planeta cada uno de mis libros ha sido un best seller, si se usa el consagrado término. Varios han rebasado el cuarto de millón de ejemplares vendidos, y los otros no se quedan tan atrás. El próximo domingo, a las 12 horas, presentaré en la FIL de Guadalajara el más reciente: "Lo mejor de Catón", una antología de mis más queridos textos, lo mismo cuentos pícaros que reflexiones, poemas nunca antes publicados -también forma clandestina cultivo a veces la poesía-, cosas de Historia e historias de cosas y personas. En el curso de la presentación, desde ahora lo aviso, le enviaré un mensaje a Trump que hará temblar la tierra. Te espero a ti, que eres uno de mis cuatro lectores, para compartir contigo todo lo que he sido como lector y como escribidor. ¡Ahí nos vemos!... Llegó Capronio a la farmacia y pidió en voz alta: "Me da un condón". El farmacéutico se llevó la mano a un ojo a fin de hacerle ver que cerca estaban unas jovencitas. "Para la vista no -dijo Capronio-. Para la pija". FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: