*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

23

04

14

Secciones

Sábado 10 Diciembre 2016 | 

23

04

14

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Jueves 01 Diciembre 2016 | 00:01:00 hrs



Llegó una linda chica a la farmacia y le pidió a la dependienta: "Dame una caja de toallas sanitarias". En seguida alzó los ojos al cielo y exclamó: "¡Gracias, Dios mío!". (No le entendí). En la clase de catecismo la señorita Peripalda les habló a los niños acerca del demonio. Al término de la lección Juanilito le preguntó a Pepito: "¿Tú crees en el demonio?". Respondió el chiquillo: "La verdad no sé. Crees en el diablo y luego te salen con lo mismo que con Santa, que es tu papá". La encargada del spa le dijo a doña Licantra: "No puedo depilarle las piernas, señora. Tiene usted demasiado vello. Pero si quiere puedo hacerle trenzas, rastas o la permanente". Una gallinita del corral le comentó a otra: "¡Qué viento tan fuerte está soplando! ¡Ya me ha devuelto el huevo cuatro veces!". En la merienda de los jueves una amiga le preguntó a doña Tristicia, la esposa de don Languidio Pitocáido: "¿Qué te gusta más: la Navidad o hacer el amor con tu marido?". Me gusta más la Navidad -respondió ella-. Es más seguido". Un cierto señor pasó a mejor vida. En la funeraria su viuda gemía pesarosa: "¡Qué hueco tan grande dejas, Leovigildo!". "Señora -le aconsejó en voz baja un borrachín ahí presente -. No deje que el dolor la lleve a revelar intimidades". Una de las frases más irritantes que hay en lengua castellana -y en cualquier lengua, para el caso- es: "Te lo dije". Cuando el bárbaro Trump resultó electo algunos analistas mexicanos indicaron que no había que preocuparse demasiado: una cosa era Trump el candidato y otra muy distinta sería Trump el presidente. Yo me atreví a disentir de ese optimismo. La experiencia me ha enseñado que un optimista es alguien que todavía no ha leído el periódico de la mañana. En este mismo espacio expuse mi opinión en el sentido de que los hombres como Trump hacen siempre lo que dicen, aunque raras veces digan lo que hacen. Predije, por más que no calzo los coturnos del arúspice, que el magnate cumpliría sus amenazas contra México. El ominoso vaticinio empieza a concretarse: empresas norteamericanas que iban a invertir aquí salieron con que dijo su mamá que siempre no. Por su parte Wilbur Ross, próximo secretario de Comercio, anunció ya que se renegociará el TLC. Eso sí: prometió generosamente -habrá que darle las gracias de rodillas- que México no desaparecerá. Trump empieza a cerrar puertas. Debemos abrir otras. La ciudad: París. La época: fines del siglo diecinueve. La hora: el amanecer. El lugar: el Bois de Boulogne, donde se dan cita los duelistas que con las armas van a dirimir una cuestión de honor. Esta mañana se batirán en duelo el marqués de Harengsaur y el duque de Écrevisse. Los dos pelean los favores de la condesa Mamelue-Nalguier, mujer de grandes atributos corporales tanto en la parte delantera como en la posterior. Están presentes los padrinos de los adversarios, los testigos del encuentro y el juez de armas. Presente está también el médico que asistirá a los combatientes en caso necesario. Todos visten de riguroso luto, por si acaso. Los dos duelistas portan ya sus pistolas de duelo. El juez de la lid los ha hecho colocarse espalda con espalda. Piensa Harengsaur: "Está muy nalgón el desgraciado. ¿Será eso seña de buena puntería?". Ecrevise piensa: "El maldecido tiene nalgas de cabrito. ¿Significa eso que sabe tirar bien?". El juez da la orden, y los dos duelistas avanzan paso a paso. El juez mismo va contando: "Uno. Dos. Tres.". En eso llega un carruaje tirado por caballos al galope. De él desciende apresuradamente la condesa Mamelue-Nalguier y les grita con desgarrada voz a los duelistas: "¡Deténganse, no sean pendejos! ¡Hay pa' los dos!". FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: