*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 06 Diciembre 2016 | 

3

07

53

Secciones

Martes 06 Diciembre 2016 | 

3

07

53

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

De política y cosas peores

Armando Fuentes Aguirre | Miércoles 30 Noviembre 2016 | 00:01:00 hrs

De Rubén Moreira, gobernador de Coahuila, podrán decirse muchas cosas. Se puede hablar de su autoritarismo; de la corrupción que en su gobierno ha permitido y no ha castigado; del encono con que persigue a quienes osan oponerse a su proyecto político, entre los cuales modestamente yo me cuento. Nadie, sin embargo podrá negarle un estupendo logro: el acuerdo que ha conseguido establecer con su adversario principal, el PAN. En efecto, él y los panista desean lo mismo: que el PRI postule como candidato a gobernador a Miguel Riquelme, alcalde de Torreón. La opinión pública señala que Moreira quiere imponerlo en ese cargo para que le cuide las espaldas, y para seguir detentando el poder a través suyo.  Los panistas, por su parte, afirman que con Riquelme como candidato el PRI se pondría de pechito. (Ponerse de pechito significa exponerse a un seguro descalabro). En las encuestas no arregladas el señor Riquelme aparece por abajo de casi todos los precandidatos. La única ventaja que se le atribuye es su cercanía con el actual gobernador, quien ha usado en beneficio de su protegido todos los recursos del erario, al tiempo que ha cerrado el paso a los demás aspirantes tricolores. Con eso Moreira tiene gravemente dividido al PRI, y ha creado entre sus militantes un clima de tensión que nunca en mi Estado natal se había visto. Lo grave de esto es que hay excelentes priistas que podrían abanderar a su partido en la elección del próximo año. Están Javier Guerrero, Jericó Abramo Masso, Hilda Flores Escalera. Ninguno de ellos, sin embargo se aviene a ser figura de paja del gobernador, y seguramente Moreira le pondrá piedras en el camino a cualquiera que no sea su delfín. Así las cosas, si el cambio de rumbo que los coahuilenses están pidiendo a gritos no sale del PRI, llegará a Coahuila la alternancia, seguramente representada por el PAN. Al tiempo. Doña Tebaida Tridua, ya se sabe, es la encargada -ella misma se confirió el encargo- de velar por la conservación de las buenas costumbres y la moral social. Hacía mucho tiempo que el autor de estas líneas no entraba en pugna con tan ilustre dama. Ayer, sin embargo, sometió a su consideración el cuentecillo llamado "Especialidades médicas", y la estricta censora se escandalizó en tal forma que prorrumpió en grandes voces de iracundia, lo cual hizo que acudiera con prontitud su ama de llaves y le administrara una dosis de cachunde, no fuera que su corajina le provocara un mal de estómago. ¿Qué cuento es ése que así turbó a doña Tebaida? Mis cuatro lectores lo hallarán al final de esta columnejilla. En el pueblo había un solo hotel. Don Cucoldo, pilar de la comunidad, hubo de pasar una noche ahí en compañía de su mujer, pues su casa había sido fumigada por la abundancia que había en ella de blatarios, eufemismo que ella usaba para no decir "cucarachas". Al llegar a la hospedería el administrador le pidió a don Cucoldo: "Regístrese, por favor". Inquirió él: "¿La señora también?". "No -contestó el empleado-. A ella la conocemos bien; es cliente frecuente del hotel". Doña Jodoncia le preguntó a su nuera: "¿Le gusta a mi hijo la comida que le haces?". "Sí, suegrita -respondió la muchacha-. Cuando regresa del trabajo es la segunda cosa que me pide". Viene ahora la vitanda historieta que arriba se anunció y que fue causa de la desazón de doña Tebaida Tridua, quien la calificó de "abominable, detestable y execrable". He aquí el cuento llamado "Especialidades médicas". Llegó una señora al consultorio del doctor Wetnose, reputado ginecólogo, y le dijo: "Vengo a que me saque un diente". "Se equivoca usted -contestó el facultativo-. Yo soy ginecólogo, no odontólogo". Precisó la mujer: "El diente es de mi esposo". (No le entendí). FIN.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: