*

Opinión

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Martes 06 Diciembre 2016 | 

3

11

56

Secciones

Martes 06 Diciembre 2016 | 

3

11

56

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

México y el adiós a Fidel Castro

Pascal Beltrán del Río | Miércoles 30 Noviembre 2016 | 00:01:00 hrs

La Habana— Menos de una hora antes de que comenzara el acto de homenaje póstumo a Fidel Castro en la Plaza de la Revolución, aterrizó en el aeropuerto José Martí de esta capital el avión presidencial José María Morelos.

Una de las reporteras de la televisión estatal cubana, que cubría la llegada de los mandatarios invitados al acto, comentó al aire que el presidente mexicano Enrique Peña Nieto era “el último” en llegar.

A diferencia del resto de los invitados, Peña Nieto no pronunció un discurso en el aeropuerto y partió rápidamente hacia la plaza.

O eso puede presumirse porque lo cierto es que el Ejecutivo mexicano no apareció en la transmisión oficial sino dos horas y cuarto después de que había comenzado la ceremonia.

Cuando terminaba de hablar el décimo tercer orador, el presidente boliviano Evo Morales, y antes de que comenzara la participación del décimo cuarto, el presidente namibio Hage Geingob, las cámaras se centraron en un rápido saludo  entre Peña Nieto y el anfitrión del acto, el presidente cubano Raúl Castro.

Antes de que se viera a Peña Nieto en la transmisión, ya había aparecido dos veces en la pantalla el uruguayo José Mujica –una vez bostezando ostensiblemente– e incluso Cuauhtémoc Cárdenas y su hijo Lázaro.

Sinceramente no entiendo por qué asistió Peña Nieto a La Habana. Es cierto que habría quedado mal viniera o no, porque Fidel Castro ha sido una figura polémica –lo sigue siendo aún después de fallecido– y porque el mandatario mexicano atraviesa por una crisis de credibilidad.

Sin embargo, su viaje a Cuba parece haber sido contraproducente. El protocolo cubano no otorgó a Peña Nieto el lugar que le corresponde a México en un escenario internacional.

Recibir un turno entre Namibia y Nicaragua –con todo respeto para esos países– no es lo que corresponde a México. El Presidente no debió haber aceptado un trato así.

Puedo entender que México ya no figura entre las prioridades de La Habana. Y eso bien puede ser porque México dejó de ver a Cuba con el mismo interés que tenía durante los tiempos de la Guerra Fría.

Desde el sexenio de Ernesto Zedillo, la complicidad política de Cuba y México se volvió menos evidente hasta convertirse en un claro enfrentamiento durante el periodo de Vicente Fox.

Si Peña Nieto vino a La Habana por la relación que hubo entre los dos países entre 1959 y 1994, ésta ya no existe. Y si lo hizo por tratar de agradar –como ha hecho otras veces– al sector de la opinión pública que comulga con la izquierda, éste no lo va a querer más por el hecho de que haya participado en el homenaje.

La verdad es que Peña Nieto se veía raro –y debió sentirse así– entre las arenas revolucionarias de los representantes de Bielorrusia e Irán, que no mandaron a sus jefes de Estado al acto luctuoso.

No es mi propósito contribuir a un mayor distanciamiento entre México y Cuba, país por el que tengo un gran cariño.

Se trata, en cierto modo, de pedir congruencia, ese bien de la política que comienza a volverse escaso.

No debiera Peña Nieto denunciar el populismo y luego subirse a la misma tribuna que Evo Morales, Alexis Tsipras y Robert Mugabe.

Para bien o para mal, México ha escogido nuevos aliados en el campo latinoamericano, como Colombia, Perú y Chile, cuyos mandatarios no estuvieron ayer en La Habana. Y eso, a pesar de la relación histórica que une a Michelle Bachelet con Fidel Castro y a pesar del papel que jugó Cuba en las recientes negociaciones entre Juan Manuel Santos y las FARC.

Tampoco encuentro sentido el haber invitado a Donald Trump a México y luego acudir a La Habana a los funerales de Castro y sentarse en la misma tribuna que Nicolás Maduro, especialmente después de lo que el Presiente electo de EU ha dicho sobre los gobiernos de Cuba y Venezuela.

No se puede quedar bien con todos, todo el tiempo.

Del viaje presidencial a La Habana tendría que haber salido algo conveniente para las dos partes, para México y para Cuba. Y francamente no veo qué pudo haber sido.

 


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: